Dudosa muerte de una mujer en su propia casa

El informe forense ordenado por la Justicia deberá explicar la causa del deceso de Mónica Teresa Guaitao Barría, una mujer de 58 años, quien falleció en el domicilio donde habitaba junto con su esposo, quien la encontró muerta el sábado.

El matrimonio compuesto por Eusebio Canovil, de 64 años, y Mónica Teresa Guaitao Barría, de 58, cuidaba el edificio ubicado sobre la calle San Martín 1.169, ejerciendo tareas de portería, y vivían en un séptimo piso.
Según información a la que accedió este medio, la pareja se hallaba bajo tratamiento sicológico.
La denuncia fue recibida el sábado por la tarde, cuando el esposo llamó a la ambulancia para que asista a su compañera, quien no evidenciaba reacción desde la mañana.
Al llegar, los médicos comprobaron que la mujer había fallecido.
Canovil contó a los efectivos policiales de la Seccional Primera que, en la madrugada del sábado, cerca de las 4 de la mañana, encontró a su esposa tirada en el piso, junto a la cama matrimonial.
Con mucha dificultad la colocó sobre la cama, creyendo que estaba dormida. Pero en horas de la tarde, al ver que la mujer no despertaba, decidió directamente pedir ayuda.
El hombre tiene dificultades motrices ocasionadas por una hemiplejia, aunque puede caminar y desplazarse, y ambos están bajo tratamiento psicológico desde hace un tiempo.
El esposo recordó que la mujer había tenido días atrás una caída por las escaleras, que posiblemente habrían ocasionado su fallecimiento.
Las autoridades judiciales resolvieron el envío del cuerpo de la mujer a la morgue, y la internación del marido en el centro de atención psiquiátrica del Hospital Regional.
La causa caratulada como «muerte dudosa» está en manos de la procuradora fiscal, Ana Codina. De acuerdo con lo informado, la mujer presentaba un hematoma en su zona facial, lo cual hace que el caso tenga dicho calificativo. La Fiscalía dispuso la autopsia, y su resultado podría determinar si fue una muerte violenta, ocasionada por una persona, o simplemente que se trata de un golpe en la cama o producto de la caída de días atrás.
Se supo además que el matrimonio estaba a punto de viajar a Chile, donde fijarían residencia, por lo cual los elementos de su hogar ya habían sido despachados.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico