Dura crítica de Amnistía Internacional a EE.UU.

Amnistía Internacional (AI) sostuvo ayer que la "guerra al terrorismo" de Estados Unidos divide al mundo cada vez más y acusó a Washington de tratar al planeta "como si fuese un gran campo de batalla".

Londres (Télam)
La entidad denunció además numerosas violaciones de los derechos humanos, desde China a Darfur y desde Rusia a Medio Oriente.
La acusación fue realizada por la secretaria general de esa organización, Irene Khan, al presentar el reporte «Informe 2007, El Estado de los derechos humanos en el mundo», basado en el estudio de la realidad de más de 150 países.
El reporte subraya que si bien los gobiernos tienen la obligación de proporcionar seguridad a sus ciudadanos, «se han concebido estrategias antiterroristas perversas que «apenas han logrado reducir la amenaza de la violencia o garantizar la justicia a las víctimas de los ataques».
El documento, de 320 páginas, señala luego que estas estrategias «han hecho mucho daño a los derechos humanos y al Estado de derecho».
El reporte de la organización con sede en Londres sostiene que el gobierno de EE.UU. «persigue incesantemente un poder ejecutivo discrecional sin restricciones», y asegura que para librar su guerra contra el terror, Washington «secuestra, detiene, recluye y tortura a personas sospechosas».
Estas detenciones y torturas, según el informe, son realizadas «directamente por Estados Unidos o con la ayuda de países tan lejanos como Pakistán o Gambia, Afganistán o Jordania».
Para AI, «No hay nada que encarne tan bien la globalización de las violaciones de derechos humanos como el programa del gobierno estadounidense de entregas extraordinarias», a traves del cual centenares de detenidos son trasladados ilegalmente por Washington y sus aliados a países como Siria, Jordania y Egipto.
Con este sistema, los detenidos corren el riesgo de sufrir desaparición forzada, tortura y otros malos tratos, y algunos han ido a parar a Guantánamo, a prisiones administradas por Estados Unidos en Afganistán o a «lugares negros» controlados por la CIA, afirma el documento.
El estudio subraya además que la brecha entre musulmanes y no musulmanes se profundizó notablemente debido a las estrategias anti-terroristas discriminatorias impulsadas por Occidente.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico