El 5-0 fue la segunda máxima goleada de Boca Juniors en un Superclásico

Después del 6-0 que festejó el 23 de diciembre de 1928, nunca tuvo lugar un juego con cinco goles de diferencia entre los dos equipos más populares del fútbol argentino.

 Boca Juniors le propinó anteanoche a River Plate la segunda máxima goleada en la historia del superclásico, sumados los partidos oficiales y amistosos, con el 5-0 registrado en el estadio “Malvinas Argentinas” de Mendoza.

Después del 6-0 que festejó el 23 de diciembre de 1928, nunca tuvo lugar un juego con cinco goles de diferencia entre los dos equipos más populares del fútbol argentino.

Además, el “Xeneize” le aplicó por sexta vez una “manito” al “Millonario” en un partido, que se convirtió en la victoria más abultada de un superclásico de verano disputado en nuestro país.

La primera ocasión que Boca le hizo cinco goles a River fue el 29 de diciembre de 1955, en un amistoso jugado en el estadio Centenario de Montevideo. Fue 5-2 con un póker de Mario “El Atómico” Boyé y otro de Carlos Etcheverry. Para River señalaron Walter Gómez y Norberto Menéndez.

Cuatro años más tarde, en el Campeonato Argentino que consagró a San Lorenzo, Boca se despachó con su primer 5-1, el 19 de mayo en La Bombonera, con tantos de Osvaldo Nardiello, José Yudica (2), Juan José Rodríguez y Pedro Mansilla. Domingo Rodríguez fue responsable del único festejo riverplatense.

El 27 de junio de 1973, por el torneo Metropolitano que tuvo como campeón a Huracán, celebró un 5-2, nuevamente como local, con tantos de Carlos Guerini, de penal, Hugo Curioni, Osvaldo Potente, Ramón Ponce y Andrés Bertolotti.

River comenzó en ventaja con un gol de Jorge Ghiso a los 30 minutos, pero no pudo sostenerla antes de ir al descanso y en el segundo tiempo sufrió cuatro goles, cifra hasta entonces inédita para un mismo período de un superclásico. Juan José López, con el tiempo cumplido, señaló el 5-2 final.

Ese resultado se repitió al año siguiente, el 3 de febrero en La Boca, por el Metropolitano que se adjudicó Newell’s Old Boys de Rosario. El partido quedó en la historia por tratarse del debut oficial de Carlos García Cambón, que anotó cuatro goles. Enzo Ferrero, de penal, logró el restante para el local; mientras que River lo hizo a través de Ghiso y Enrique Wolff, también desde los doce pasos.

La siguiente goleada de esa magnitud fue el 5-1 del Nacional de 1982 que tuvo a Ferro Carril Oeste como campeón. Oscar Ruggeri, Ricardo Gareca (2) y Carlos Córdoba (2), que además falló un penal, fueron los artífices del resultado en el estadio Monumental, donde Jorge Tévez abrió el marcador para el equipo local.

Como dato coincidente, Boca nunca fue campeón en el plano local ni internacional en un año que le hizo cinco goles a su máximo adversario, que registra el 5-1 del Campeonato de 1941 como máxima victoria en un superclásico.

En el historial general, tanto en clásicos amistosos como oficiales, por torneos locales o internacionales, Boca goza una ventaja de 16 partidos con 129 victorias, 112 empates y 113 derrotas en 345 enfrentamientos, en los que anotó 474 goles y le marcaron 428.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico