El actor de Netflix que mató a su madre y quería matar a un presidente

Ryan Grantham, que interpretó a Jeffery Augustine en la serie Riverdale, asesinó a su madre en 2020 y en el último tiempo confesó quién era su segunda víctima.

En el mes de marzo pasado, Ryan Grantham -actor de la serie Riverdale, disponible en Netflix- se declaró culpable de matar a madre de 64 años de un disparo en la nuca en 2020, mientras ella tocaba el piano en su casa de Squamish, Canadá. Durante la audiencia por el asesinato el lunes, Grantham reveló cuál hubiese sido su segunda víctima.

Durante las primeras horas de la sesión, el tribunal escuchó cómo el actor admitía haber ensayado el homicidio. Incluso, afirmó haber grabado videos los momentos posteriores. En aquellas imágenes, que fueron presentadas ante la jueza de British Columbia, habla sobre el disparo a Barbara White y muestra su cadáver.

Como si fuera poco, y tras matar a su madre, el joven de 24 años fue en busca de una segunda víctima. Armado con tres pistolas, municiones, cócteles molotov, artículos para acampar y un mapa con direcciones, condujo hacia el este canadiense con la idea de terminar con la vida del primer ministro Justin Trudeau.

Asimismo, brindó un insólito motivo para justificar el asesinato a sangre fría de su mamá. “No quería que ella viera el acto de violencia que iba a cometer”, dijo respecto de sus intenciones de asesinar al mandatario de 50 años que está en el Gobierno desde 2015.

Según pudo reconstruir CBC, Grantham se fue de Squamish el día después del homicidio de su madre con su cuerpo en el interior del vehículo. Antes de dejar la escena del crimen, probó una de las bombas explosivas que tenía a disposición. El viaje fue largo. Manejó por un tiempo estimado de 50 horas.

Se trasladó hasta el condado de Hope, donde se detuvo para pensar. Fue allí donde tomó la decisión de no continuar con su “misión”. Esa misma noche se entregó a la policía de Vancouver. Las autoridades le notificaron luego que podrían llegar a encontrarlo culpable por asesinato en segundo grado y darle cadena perpetua.

Fuente: La Nación

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico