El acusado de asesinar a la comerciante de la Kennedy fue imputado y después quedó libre

M.N.M. ayer fue imputado por el homicidio en ocasión de robo que tuvo como víctima a Rosalía Alvarado, ocurrido el viernes 3 de agosto en el locutorio de la avenida Kennedy casi Charrúas. La Fiscalía no pudo pedir la prisión preventiva porque hasta el momento sólo cuenta con indicios de su presencia en el local por la huella que lo involucra.

En la Oficina Judicial del barrio Roca se celebró la audiencia de control de detención y apertura de investigación contra el hombre de 31 años, detenido el lunes por el personal de la Brigada de Investigaciones luego de dos allanamientos. Se trata del único sospechoso de haber asesinado el viernes 3 de agosto a la comerciante Rosalía Alvarado (60).

La fiscal general Camila Banfi sostuvo ante el juez Jorge Odorisio que la detención del imputado fue legal debido a que existen indicios de que el imputado estuvo en el lugar del crimen. Aclaró que solicitó la detención del acusado para poder tomarle los rastros papilares y palmares, una muestra para cotejo de ADN en función de la investigación del caso.

Recordó que ese fatídico vienes eran entre las 7:46 y las 8:10 cuando M. N. M. se hizo presente en el comercio “Catalina”, ubicado sobre la avenida Kennedy al 1700, donde se encontraba la víctima. El imputado abrió la mampara de vidrio de la puerta del local y dejó rastros que a través del sistema Afis dieron positivo.

Siempre según el relato fiscal, el sospechoso luego se dirigió a la zona donde se encontraba la víctima, que ya había abierto la reja del kiosco, y “a efectos que la víctima no pudiera solicitar ayuda porque se encontraba sola en el local comercial, la sofocó colocándole una bolsa en la cabeza lo cual provocó el deceso de Alvarado en el lugar”.

Después el imputado se habría dirigido hasta la caja registradora donde extrajo una suma de dinero y previo darse a la fuga cerró con llave la reja del pasillo que permite el ingreso a la parte del local donde se encuentra la mercadería. Horas más tarde la empleada de Alvarado halló su cuerpo con una bolsa en la cabeza.

TRABAJO EN

OTRO COMERCIO

La fiscal calificó el delito como “homicidio en ocasión de robo” en calidad de autor para M.N.M. y argumentó que existen elementos de convicción para sostener la audiencia de apertura, “pero estos elementos son meramente indiciarios y no permiten pedir ningún tipo de medida de coerción respecto del imputado”.

Por lo tanto, Banfi pidió presentaciones diarias ante el Cuerpo de Delegados de Control hasta le sean tomadas las muestras de ADN.

El defensor Guillermo Iglesias aclaró que su cliente no es un desocupado y que el día del crimen estuvo trabajando en un local comercial. “Aunque estén sus impresiones digitales en el lugar, es sólo un indicio de presencia; eso no prueba que fue el autor del hecho”, aseguró.

De esa forma, el juez resolvió la apertura de la investigación contra el imputado, quien tendrá que presentarse diariamente ante el Cuerpo de Delegados de Control y a fin de mes ante el Cuerpo Médico Forense.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico