El año de Vaca Muerta

Hasta hace poco un paraje inhóspito de la cuenca neuquina, se convirtió en 2014 en uno de los puntos geográficos con más riqueza en su subsuelo en materia de hidrocarburo no convencional.

 La empresa nacional YPF, a partir de su recuperación de parte del Estado argentino, se convirtió en el principal ariete para desarrollar con tecnología de última generación pozos de gas y petróleo extraído de la "roca madre" en las profundidades del suelo.

El disparador de este despegue energético fue el convenio firmado en julio del 2013, entre YPF y la estadounidense Chevron, para el desarrollo del área "Loma Campana". A ese acuerdo le siguieron otros con millonarias inversiones de las que participa también la estatal neuquina, Gas y Petróleo (GyP). El último acuerdo firmado entre YPF y la empresa malaya "Petronas" inyectará en Vaca Muerta inversiones por 550 millones de dólares para el desarrollo de yacimientos no convencionales en el área "Amarga Chica", a partir de marzo del 2015.

Un desarrollo de tal magnitud ha generado un fuerte impacto económico, social, demográfico en la región y en la localidad de Añelo, ubicada en el centro de la formación Vaca Muerta. Con una población actual de seis mil habitantes, las proyecciones dan cuenta de que en pocos se podría triplicar esa cantidad, informó Télam. La zona productiva actualmente recibe a diario cinco mil trabajadores que son transportados desde ciudades aledañas a los pozos en desarrollo. Un informe elaborado por el director de Pensamiento Estratégico de la Cámara Argentina de la Construcción, ingeniero Fernando Lago, sostiene que la población en la zona rondará los 210 mil habitantes en 2019.

Para cubrir esta demanda deberán construirse 60 mil viviendas; 72 mil metros cuadrados de escuelas, 210 mil metros cuadrados de hospitales y conexiones de agua y cloacas.

También deberán ejecutarse 1.600 kilómetros de red vial nacional y provincial, mejoras en los ferrocarriles, en el aeropuerto regional y en las telecomunicaciones.

Demandará la construcción de hoteles, centros comerciales, refuerzo de la provisión eléctrica en 570 MW, con una inversión total estimada en 17 mil millones de dólares.

Se tiene en cuenta en las proyecciones, el efecto multiplicador de la construcción sobre otros sectores de la economía, poca dependencia de insumos importados y un rápido efecto sobre el empleo, con una generación de 100 mil puestos de trabajo como promedio anual.

El informe anticipa que en los próximos veinte años, el Producto Bruto Geográfico (PBG) de Neuquén se duplicará por el efecto Vaca Muerta.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico