El argentino Juan Schnitman presenta “El incendio” en el Festival de Berlín

EL cineasta definió a su opera prima como “un policial de pareja, con mucho dinero en juego, mucha violencia y elementos clásicos del género, aunque en realidad cuenta el hecho de que dos personas la están pasando muy mal”.

El director argentino Juan Schnitman presentará en el Festival de Cine de Berlín su película “El incendio”, que protagonizan Pilar Gamboa y Juan Barberini y que aborda, en clave de policial “de tono crudo y emoción directa”, el profundo drama de una pareja en vías de disolución durante 24 horas de tensión insostenible.

Codirector de “El amor, primera parte” junto a Santiago Mitre, Alejandro Fadel y Martín Mauregui, Schnitman definió a su opera prima como “un policial de pareja, con mucho dinero en juego, mucha violencia y elementos clásicos del género, aunque en realidad cuenta el hecho de que dos personas la están pasando muy mal”.

La primera película en solitario de Schnitman fue seleccionada para participar de la sección Panorama de la Berlinale, donde será exhibida el viernes 6 de febrero, el sábado 7, el domingo 8 y el viernes 13, en las salas Zoo Palast, Cubix, Cinemax y CineStar.

“El incendio”, cuyo guión está firmado por Agustina Liendo, aborda un único día en la vida de una pareja que va con 100.000 dólares a adquirir su futura casa, pero por diversos inconvenientes la compra se tiene que postergar un día y ellos deben volver a su departamento en alquiler a esperar y esconder el dinero.

El director señaló que “en la película se vive una violencia física real y tangible, que está a flor de piel. Queríamos darle una impronta muy fuerte del mundo real, con problemas muy palpables, donde los protagonistas se pelean por temas de dinero, pero también por temas muy concretos de la crisis de pareja que están viviendo”.

“Este tono crudo surge de una necesidad de contar historias un poco más fuertes de las que se cuentan habitualmente, porque en muchos casos se esquivan los problemas cotidianos, el sexo y los dramas reales de la gente, como si se hablara en abstracto. A mí me interesan las emociones y las historias fuertes, cosas que te movilicen”, afirmó Schnitman.

UN DIA DECISIVO

Con Luciano Suardi, Andrea Garrote, Julián Krakov, Edgardo Castro y Laura Paredes, entre otros actores, “El incendio” narra un día decisivo en la vida de Lucía y Marcelo, una pareja que está pasando por una crisis muy grande y que, al mismo tiempo que están tratando de empezar una nueva vida juntos, corren el peligro de terminarla.

Además de envolverlos en una gran paranoia, el hecho de tener que regresar con el dinero sin haber podido concretar la compra de su nueva casa los enfrenta con ellos mismos, con sus heridas más íntimas y, mientras intentan sobrevivir, no pueden hacer otra cosa que lastimarse, en una constante tensión entre el amor y la violencia.

“El disparador de la trama es que esta pareja va a comprar una casa, pero al no poder hacerlo decide regresar a su departamento con todo el dinero. Deben volver a pedir el día en sus trabajos, tienen que resolver sus vidas, sus problemas familiares y, mientras tanto, siguen discutiendo y peleando”, explicó Schnitman.

El director señaló que, en ese marco de inestabilidad y tensión permanente, “surgen cosas del pasado de la pareja que no conocíamos y uno se va dando cuenta que ellos están en un estado de crisis profunda y en un momento de toma decisiones importantes que nadie sabe si son correctas o no”.

En la historia “el dinero está presente todo el tiempo como tema de discusión. Ellos tienen una relación diferente con el dinero, que es un elemento de tensión que atraviesa toda la película. Hay cierta paranoia con los dólares, mucha paranoia y temor”, agregó.

En la particular y atractiva puesta en escena del filme predominan “los planos secuencias con cámara en mano, planos de entre cinco y diez minutos que demandaban mucho tiempo previo de preparación”.

En relación a la elección del plano secuencia como recurso, el director sostuvo que “había algo de la evolución dramática de las escenas que yo quería que los actores pudieran desarrollar con más comodidad. Había mucha intensidad y mucha entrega de los actores en cada escena, y generar eso en una puesta clásica de plano-contraplano hubiera sido algo muy difícil de sostener para ellos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico