El boom de cirugía estética ya se instaló en Caleta Olivia

Parece ser que la fiebre del bisturí se estableció definitivamente en ésta y otras localidades de la zona norte de Santa Cruz batiendo récords de pacientes que bajo el imperativo deseo de estar más lindas o lindos, se someten a algunos de los procedimientos más habituales de una de las ramas en auge de la medicina: la cirugía estética.

Caleta Olivia (Agencia)
Esta suerte de quimera de la belleza que existe en la ciudad del Gorosito dista bastante de aquella idea impuesta en El Retrato de Dorian Gray acerca de la juventud eterna. Aquí, quienes se sometieron a estos procedimientos lo hacen por cuestiones que, según el cirujano Gustavo Mella, son “necesarias para su bienestar”.
Para conocer en profundidad acerca de esta nueva tendencia que ubica a nuestro país en el tercer puesto de los territorios en donde se realizan mayores cirugías plásticas al año, Diario Patagónico dialogó con el profesional en la materia para informarle a los lectores sobre algunas estadísticas llamativas, si se tiene en cuenta el contexto de una población demográficamente pequeña como esta.

DEMANDA EN AUMENTO
Cada vez más caletenses acuden a la ayuda de Mella para verse más lindos y más jóvenes. Desde su radicación en la ciudad, este profesional en cirugía laparoscópica ha hecho mas de 380  procedimientos quirúrgicos, entre los que se destacan lipoesculturas y dermolipectomías en primer lugar, seguidas de implantes mamarios y rellenos faciales con colágeno.
“El 80 por ciento de las mujeres que me vienen a ver realmente necesitan la intervención que desean. Son mujeres que han perdido mucho peso y necesitan quitar el excedente de piel, estirar la zona y corregir los músculos, o aquellas que han dado de amamantar durante mucho tiempo y es necesario rellenar con implantes”, sostiene el médico, intentando así desmitificar aquello que relaciona a la cirugía estética con la frivolidad.

ESTADISTICAS
En esta ciudad se realizan entre cuatro y cinco lipoesculturas con dermolipectomias mensuales, promedio que se incrementó en este mes con nueve pacientes que se sometieron al bisturí antes de irse de vacaciones.
Por otra parte, las intervenciones relacionadas con aumento de las mamas constituyen entre tres y cuatro implantes de prótesis de siliconas por mes.
A ello se suman los requerimientos de pexia mamaria que es el levantamiento de las mamas o la reducción de las mismas, en tanto que otras se dirigen al centro médico para que le rellenen los surcos que forman las arrugas en la cara, o las que se colocan hilos tensores en el rostro.
“En este último tiempo viene cada vez més gente. Antes, las mujeres de Caleta se hacían cosas pero siempre en el invierno para estar bien en el verano. Ahora no importa la época del año”, cuenta Mella quien también atiende a chicas y señoras adultas de Pico Truncado, Puerto Deseado e inclusive Comodoro Rivadavia, donde el auge de la cirugía estética es considerablemente mayor.

LAS VEN CADA DIA MAS LINDAS
En la década de los 90’ este tipo de intervenciones se encontraban bajo sospecha y en medio de grandes controversias, ya que su masificación causó fervor entre las adolescentes que deseaban someterse al bisturí incluso antes de haber terminado su desarrollo corporal.
Aquí, en Caleta Olivia, el tema de las edades es absolutamente distinto, las mujeres que se realizan alguna cirugía o intervención referida a su estética corporal superan los 30 años hasta llegar a pacientes de más de 50.
“La mujer más joven que yo operé tiene 22 años y es alguien que se sometió a una dieta intensiva y perdió mucho peso por lo que le hice una lipoescultura”, añade el cirujano quien reconoce haber tenido como primer paciente a su esposa, y luego a las amigas de ella.

PRECIO DE LA BELLEZA
El valor de tener la belleza física deseada se cuenta en miles. En Caleta Olivia, una cirugía de aumento de busto cuesta unos 5.500 pesos y una lipoescultura otros 3.500.
Sin embargo, las mujeres que se las hacen no tienen problemas económicos.
La mayoría son esposas de petroleros jerárquicos y profesionales, aunque también hay de las que ahorran durante mucho tiempo para costear los gastos que ninguna obra social afronta o inclusive piden préstamos.

COQUETERIA MASCULIN
La búsqueda de la eterna juventud no está limitada al género femenino, desde hace algunos años los hombres buscaron sólo hacerse implantes capilares pero ahora, además, piden atenuar arrugas, eliminar la hinchazón de los párpados y hacerse una ginecomastia, que es retirar grasa y glándula de las mamas.
Según el cirujano caletense, “esto es algo común y los hombres se van conformes porque quienes padecen el problema ven afectada su masculinidad”, asegura.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico