El BRICS reafirma ser un polo de poder con críticas al FMI y la ONU

En el marco de la cumbre de Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica en Durban, los mandatarios del bloque político y comercial consideran que esos organismos están excesivamente controlados por Europa y los Estados Unidos. Ratificaron la creación del Banco de Desarrollo aunque no pusieron plazos para el lanzamiento.

El grupo de países que integra el BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) ratificó ayer su aspiración de convertirse en un nuevo polo de poder y criticó organismos como el FMI o el Consejo de Seguridad de la ONU dominados por las potencias occidentales, en el cierre de su quinta cumbre anual. En la declaración final, los jefes de estado y gobierno de las distintas naciones confirmaron la creación de un nuevo Banco de Desarrollo, aunque no pusieron plazos para su entrada en funcionamiento. Los líderes de cinco de las mayores economías emergentes también se expresaron por una salida "negociada" a la crisis nuclear iraní y convocaron al "diálogo nacional" en Siria para resolver su crisis interna.

"Nuestros países son un contrapeso a los efectos de la crisis financiera internacional, tanto por medio del comercio como de las inversiones", definió la presidenta brasileña Dilma Rousseff frente a los periodistas en la última jornada de la quinta cumbre anual de los BRICS, que se celebró en la ciudad sudafricana de Durban. La mandataria del único país sudamericano que integra el grupo se refirió también al banco de desarrollo que decidieron crear para completar el papel del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), dos instituciones que consideran excesivamente controladas por Estados Unidos y Europa. Para la mandataria brasileña, el banco será clave en "uno de los aspectos más decisivos" de la contribución de los BRICS a la economía global, que es, a su juicio "la financiación del desarrollo".

Pese a la gran expectativa que había por el anuncio de la creación del banco, el saldo del encuentro fue agridulce puesto que no lograron ponerse de acuerdo sobre la sede, ni el reparto de los votos o de la dotación de capital. Entre los puntos que quedaron establecidos está el capital inicial que requiere la institución para entrar en funciones (50 mil millones de dólares) y el objetivo de financiar proyectos de infraestructuras en los países en desarrollo. El temor es que suceda lo mismo que ocurrió con el fondo de reservas de divisas de contingencia de 100 mil millones de dólares que se había propuesto en 2012 y que en esta última cumbre todavía no fue establecido. Pese a todo, la presidenta brasileña se mostró positiva y aseguró que el banco estará hecho "a la medida" de las necesidades de los BRICS y también será un instrumento fundamental en el compromiso del grupo de impulsar el desarrollo de África.

Las cinco potencias emergentes reafirmaron la necesidad de una "urgente" reforma del FMI y del Consejo de Seguridad de la ONU para corregir su déficit de representación e insistieron en su rechazo a una salida de la crisis nuclear iraní que no sea la "negociada".

El espacio de poder al que aspiran los BRICS se fundamenta en su creciente importancia en el comercio mundial. Los cinco integrantes del grupo representan el 42% de la población mundial y alrededor del 45%de la fuerza laboral. En 2012, Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica sumaron el 21% del Producto Bruto Interno (PBI) del planeta y el comercio entre ellos llegó a un total de 282 mil millones de dólares

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico