El buque Presidente Illia no se puede mover de Campana

El buque Presidente Illia fue interdictado por orden de la Justicia Federal que investiga el derrame de petróleo que arruinó Caleta Córdova y el ecosistema costero. No se podrá mover de Campana, ni descargar el hidrocarburo que transportó para la empresa Rhasa y que tiene aún en su tanque.

La medida se adoptó a partir de los indicios que surgieron durante las inspecciones que se efectuaron en el buque que, hasta el momento, sigue siendo el principal sospechoso.
Una de las hipótesis de trabajo que manejan los investigadores federales apunta al buque Presidente Illia y si bien no existe una imputación directa sobre él, en las diligencias que se realizaron durante las inspecciones «aparecieron algunos elementos» que requerían que lo retuvieran para poder llevar a cabo nuevas medidas.
A todo esto, hay otras tres embarcaciones que fueron peritadas en sus puertos de arribo, pero no se tomaron sobre ellas medidas tan directas como sí ocurrió con el Illia, el que hasta el momento tiene el petróleo en su tanque hasta que la Justicia determine si le permitirá que lleve a cabo la descarga.
De todas formas, se está en plena etapa de investigación y recolección de datos para determinar cuál de todas las hipótesis que se manejan se refuerza más con la información que no para de llegar.
En primer lugar, se tratará de determinar en qué lugar y cuándo se produjo el derrame, además de cuáles fueron las causas. A partir de allí irá abriéndose el abanico en la cadena de responsabilidades.
En tal sentido, las fuentes judiciales —ligadas directamente a la investigación— que fueron consultadas por este medio, indicaron que se designó a cuatro peritos para ilustrar a la juez federal que está al frente de la causa.
«Se conformó un cuerpo que está integrado por cuatro peritos: dos de ellos los aporta la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, otro se sumó desde el Comité de Crisis y un cuarto por el Ministerio de Medio Ambiente. Ellos, además de fiscalizar y realizar las pruebas, ilustrarán a los responsables judiciales de la investigación para una correcta lectura técnica de la información que va generándose a medida que se conocen los resultados», se explicó.

ANALISIS
Además de los trabajos que llevan adelante esos peritos, se confirmó que por distintas vías están llevándose a cabo diversos análisis.
Por un lado Termap hizo sus propios estudios; Prefectura, por su parte, los mandó a hacer a los laboratorios que tiene en Buenos Aires; otros se hicieron en un laboratorio local y el cuarto será realizado en una universidad nacional que no es la de Comodoro Rivadavia.
A todo ello se sumarán las imágenes del satélite SAT 3, las que se mandaron a ampliar para determinar con mayor exactitud la ubicación de la mancha. También, con los datos climáticos, de mareas y los que aporte el satélite, se reconstruirá el recorrido que hizo el derrame, pero en forma inversa; es decir desde la costa hacia su posible lugar de procedencia.
En cuanto a la titularidad del buque Presidente Illia y la empresa armadora a la que pertenece, existen dos posibilidades que se investigan. Una de ellas señala a Enarsa como la armadora y la otra hace mención a Antares Naviera S.A., la que prestaría servicios para Enarsa, Shell, Termap e YPF, entre otras.
Lo que sí confirmaron las fuentes judiciales fue que «el petróleo que transportaba el buque Presidente Illia es para la Refinería Acajutla S.A., más conocida como Rhasa».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico