El buque ruso Yantar rastrilla la zona donde hallaron nuevos posibles indicios del submarino

Se trata de un objeto metálico que el buque científico chileno Cabo de Hornos detectó a 940 metros de profundidad.

El vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi, aclaró ayer que las comunicaciones del 14 y el 15 de noviembre del ARA San Juan que trascendieron el martes en los medios de comunicación con la difusión de una planilla de una empresa de telefonía satelital, “no son llamadas de emergencia”.

Balbi precisó que, en su último contacto, la nave informó que navegaba “en plano periscopio” y que iría “a plano profundo” para estabilizarse y evaluar la falla que sufría.

“No son llamadas de emergencia. Durante todas esas horas, de haber surgido (la emergencia), tenía la posibilidad (el comandante) de concretarlas por telefonía satelital”, afirmó el portavoz de la Armada en su parte diario de ayer al mediodía, referido a la búsqueda del submarino perdido desde el 15 de noviembre con 44 tripulantes a bordo.

Al referirse a una planilla de llamadas de la empresa de telefonía satelital Tesacom que circuló el martes en distintos medios, Balbi subrayó: “lo principal son las cuatro llamadas de voz que hizo el submarino” e indicó que, “de esas ocho (comunicaciones) que figuran en la planilla de Tesacom, hay una sola de voz”.

En este sentido, explicó que la planilla “refleja las comunicaciones” pero “ni siquiera todas las comunicaciones”, y recordó que “todas ellas fueron informadas oportunamente” a la jueza federal Marta Yáñez que, según agregó, “ayer recibió 20 cajas con información”.

El vocero precisó que la última comunicación de voz comenzó a las 7:19 y culminó a las 7:26 del día 15. Fue la última antes de que el submarino se sumergiera para poder acceder a la zona de baterías y evaluar la falla que estaba registrando, explicó Balbi.

En esa última comunicación que tuvo el submarino, se informó que navegaba “en plano periscopio” y que iría “a plano profundo” con el objetivo de “estabilizar el buque” para analizar el desperfecto, de acuerdo con lo consignado en la conferencia de prensa de ayer en el Edificio Libertad, sede de la Armada Argentina.

En ese marco, Balbi detalló las llamadas que tiene registradas la Armada, tanto las realizadas desde el submarino hacia la base, como al revés. “La primera comunicación, por HF (banda de la comunicación radioeléctrica), que tiene el submarino con tierra, es un mensaje de seguridad, que da la posición. La siguiente, es a las 23:42 del día 14, (cuando) el submarino hace una comunicación por voz informando de una falla hacia tierra”, detalló.

“La siguiente, es el 15, a la madrugada, de telefonía satelital, (en la que) solamente informa posición. La siguiente es de tierra al submarino para hablar con el comandante de la unidad sobre la falla. La última llamada por voz es 7:19”, continuó el vocero de la fuerza.

Al referirse al listado de la empresa Tesacom que el martes trascendió en distintos medios periodísticos y que derivó en especulaciones variadas, el vocero militar dijo que fueron “intentos que hacen para conectar a internet y que, según (la empresa) Iridium, no fueron exitosos”.

“Es un intento de conexión a un número de Iridium para conectarse a Internet. Ha intentado enviar por ese método, por escrito, lo que habían hablado por voz. Como seguramente no tuvo conexión, lo terminó transmitiendo por HF”, abundó.

En cuanto a la búsqueda de la nave, Balbi comentó que el buque ruso Yantar “ya se encuentra haciendo su barrido en esa área donde el (buque chileno) Cabo de Hornos encontró un objeto”.

Se trata de un contacto a 940 metros de profundidad, del cual la Armada informó días anteriores.

En tanto, hoy, mañana y el sábado, según adelantó el vocero, se sumarán tres buques al área de búsqueda: el Angelescu, el Atlantis y el Protector.

Balbi subrayó también que la Armada mantendrá su asistencia a los familiares, algunos de los cuales el martes transmitieron inquietud sobre el futuro de su alojamiento en Mar del Plata, a la espera del hallazgo del ARA San Juan.

“La Armada Argentina vuelve a ratificar el compromiso asumido para continuar alojándolos y asistiéndolos en las necesidades básicas. Actualmente hay 60 familiares en el (hotel) Tierra del Fuego y 21 en el Antártida”, aseguró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico