El camino al infierno está lleno de "buenas intenciones"
Los costos de ponerle reparos al presupuesto del ajuste que impulsa la administracion nacional. La desocupacion que crece e impacta en Trelew. Las multiples formas de la resistencia, los nuevos posicionamientos y las reuniones para definir alianzas y candidaturas

¿En qué los han convertido?

Se las sabían todas; con ellos se terminaba la inflación; no habría más pobreza; lloverían inversiones y la Justicia sería independiente. Después de todo conformaban “el mejor equipo de los últimos 50 años”. Pero ya pasaron casi tres y nada salió como se esperaba: lo expresan crudamente las estadísticas oficiales que dan cuenta de la marcha de un país. La última de ellas es la que indica el rumbo del empleo en el trimestre abril-junio de 2018. Según el INDEC, hay casi 1.900.000 desocupados en todo el país, la mayoría de los cuales está en el Conurbano que gobierna María Eugenia Vidal. “No somos un equipo perfecto pero tenemos buenas intenciones”, es el tibio argumento que sale ahora de la boca de Mauricio Macri, el gran simulador.

En carne propia

Chubut padece crudamente las consecuencias de la espantosa política del neoliberalismo gobernante. Nuevamente el aglomerado Trelew-Rawson dio un alto porcentaje de desocupación, ahora con dos dígitos: 11,7%. En el trimestre anterior ocupaba el lugar más alto del triste podio en todo el país. Ahora lo supera el Conurbano del Gran Buenos Aires, pero igual quedó segundo, ahí nomás, con más de 8.000 ciudadanxs sin empleo. Y aunque se mide a la capital de Chubut, se sabe que el número en rigor corresponde a Trelew, a partir del cierre de fábricas textiles y de comercios que dependían del consumo interno que precisamente se sustentaba en las grandes empresas. Hoy en el municipio de Adrián Maderna no dan abasto para atender los pedidos de ayuda social que van de la leña a un plato de comida. Encima, en los últimos días la UOCRA denunció que unos 1.000 trabajadores engrosarán la lista de desempleados porque terminarán las obras de montaje de los molinos eólicos y Nación ya avisó que en 2019 no habrá nuevas inversiones.

Ambivalencia

En este contexto se produce en el gobierno de Mariano Arcioni un sentido ambiguo que tiene que ver con el precio del dólar y la posibilidad de que se retome un impuesto acotado a las exportaciones. Las finanzas provinciales dependen en grado sumo del petróleo y en estos momentos el precio del barril se halla en aumento. De este modo se pueden compensar las profusas quitas que Nación implementa en áreas sensibles, como salud y educación. Pero igual en Rawson prefieren no hacer muchas olas al respecto y anteponen la mala calidad del petróleo que se extrae en casa, dando a entender que si bien el dólar trepó a 40 pesos, la diferencia con lo que se pierde por el Fondo Sojero –más la deuda dolarizada- no alcanzaría para generar un superávit que permita mejorar salarios a los estatales. De todos modos, hay indicios. La Legislatura acaba de aprobar un aumento en las asignaciones familiares y es casi un hecho que en noviembre todos los empleados públicos volverán a cobrar sus haberes el cuarto día hábil del mes.

El vocero

Quien abrió rápido el paraguas al respecto fue el titular de Petrominera, Jorge Avila, cuyo gremio petrolero fue de los últimos en pronunciarse sobre el paro total de actividades que se realizará en todo el país el martes, para repudiar una vez más la política de ajuste que implementan Macri y el FMI y que promete ser masivo teniendo en cuenta que se suman empleados de comercio, transporte y bancos. “El poco movimiento que empezó a haber en los últimos seis meses se va a detener porque indudablemente las operadoras lo primero que dicen es que todo lo que tenían lo reconvertían y ahora con estas retenciones, como exportan, no lo van a reconvertir. Así, toda nueva actividad creo que va a correr algún riesgo o va a quedar paralizada en el 2019”, analizó Avila.

Una primavera

De todos modos, la industria petrolera que hasta hace algunos años demandaba la eliminación del impuesto a las ganancias en sus salarios, ahora parece conformarse con que no se produzcan más despidos o recortes en beneficios, tal como se viene produciendo desde 2016. Si bien sus salarios siguen siendo de los más altos del país, de prosperar el Presupuesto 2019 que presentó el ministro Dujovne, comenzarían a tributar Ganancias en rubros donde hoy están exentos. Pero este año vivieron una primavera. Según la publicación especializada El Extremo Sur, “las dos principales variables que fortalecieron las cuentas públicas chubutenses en el rubro de las regalías petroleras fueron la suba del dólar y el incremento del precio internacional del petróleo, pero también se sumó un sostenido y moderado aumento en los niveles de producción del crudo Escalante”.

Entre enero y junio la variable que más rédito le generó a Chubut fue la suba del dólar, ya que el promedio del primer semestre de este año fue 37% más elevado que el del año anterior; mientras que el valor del crudo Escalante tuvo una variación semestral de 29% entre ambos periodos mencionados. En tanto, la producción petrolera acopló un 7% de incidencia positiva respecto de lo acontecido durante la primera mitad de 2017, sostiene el medio.

La combinación de estas tres variables provocó que las regalías hidrocarburíferas de Chubut tuvieran un aumento de 106%, pasando de los 2.211 millones de pesos recaudados en el primer semestre del año pasado a los 4.564 millones de pesos ingresados este año.

La peor pesadilla

Así como el Presupuesto que Macri pactó con el FMI prevé que tributen Ganancias rubros hasta hoy eximidos, lo que llegó al Congreso para que voten diputados y senadores contiene todos los recortes que se temían, y más aún. Es que se eliminan el Fondo Sojero y el subsidio al transporte; se congela el Incentivo Docente y perderán beneficios jubilados, pensionados y excombatientes, como ha denunciado el chubutense Mario Pais. También habría recortes en las asignaciones familiares, que encima tendrían topes para acceder a ellas. Los tarifazos en los servicios continuarán y no habrá plata para obras públicas, lo cual se traduce en mayor desocupación y recesión. Sin consumo interno, el panorama es desalentador. Al menos así lo entienden los ocho legisladores que representan a Chubut en el Congreso y que en principio no aprobarían este presupuesto que duele por donde se lo mire.

Admisión

Entre los diputados que se muestran críticos con los recortes presupuestarios está el radical Gustavo Menna, quien ya ha manifestado su disposición a conformar un bloque crítico con legisladores de su partido oriundos de la Patagonia y que pretenden reunirse con el presidente nacional de la UCR, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo, para expresarle lo que significaría para ellos tener que votar algo que conspira contra la calidad de vida de sus representados. La gota que rebasó el vaso fue el recorte que se viene al ítem que por zona perciben hoy los jubilados. Incluso el abogado comodorense estuvo cual mosca blanca en la reunión que se hizo en el Congreso con el gobernador Arcioni y el resto de legisladores nacionales de Chubut: dos diputados, un senador peronista y una senadora del FPV; un diputado del gremio de los Camioneros y un senador y una diputada de Chubut Somos Todos.

Diferencias

No obstante, Menna no olvida cómo llegó al Congreso y defiende donde puede las políticas de Macri. Lo hizo con la partida destinada a las universidades para 2019, previstas en el Presupuesto que hoy por hoy nadie garantiza vaya a aprobarse tal como lo redactaron en el FMI y lo suscribió Dujovne. Según el legislador de Cambiemos, el año que viene habrá más plata para la Universidad San Juan Bosco, lo cual fue desmentido por Alfredo Luenzo, mientras el rector Carlos De Marziani aclara que el mismo se diluirá en los aumentos salariales y tendrán que seguir penando por los gastos de funcionamiento, sin tener en cuenta la salvaje megadevaluación que diluye cualquier aumento. En tanto, esta semana los docentes universitarios volverán a las aulas ya que decidieron levantar el paro iniciado en el segundo cuatrimestre.

Ese grano tan deseado

La riqueza que genera la exportación de soja es un fenómeno de este siglo, crudamente expuesto durante la crisis de 2008, cuando partió las aguas entre el gobierno kirchnerista y los grandes productores dueños de la tierra que siempre se vieron a sí mismos como los únicos generadores de los ingresos que permitían funcionar al país. Al asumir, Macri los liberó de impuestos haciendo honor a su apellido materno: Blanco Villegas. Ahora se ve impelido por el propio FMI a instrumentar un impuesto a las retenciones para que le cierren las cuentas y por eso el impacto final lo terminarán sintiendo las provincias, ya que borró de un plumazo el Fondo Federal Fiduciario creado en 2009 por Nación para coparticipar los beneficios de la soja para la exclusiva realización de obras como caminos, hospitales y escuelas; no para gastos corrientes.

Como compensación, para este año (del próximo mejor ni hablar), Macri dispuso crear un fondo especial de 4.125 millones de pesos a repartir entre las provincias que suscribieron el Pacto Fiscal (todas menos San Luis y La Pampa). A Chubut le faltaba recibir 250 millones. El año que viene debería acceder a 700 que a esta altura de los acontecimientos convendría dar por perdidos.

El miércoles se iba a realizar una sesión especial en Diputados para derogar el decreto de eliminación del Fondo Sojero, pero a último momento los peronistas “amigables” –con el salteño Urtubey a la cabeza- acordaron con el Gobierno la citada compensación y no hubo debate. De todos modos sí se juntaron en el Congreso diputados opositores e intendentes de todo el país, como el comodorense Carlos Linares, quien ratificó que darán pelea para que aquel impuesto federal sea restaurado y no haya que empezar a depender del arbitrio del ministro Rogelio Frigerio (n), quien será el administrador de los 4.125 millones que se repartirían de aquí a fin de año por partes iguales entre cada provincia y sus municipios. En cuanto a 2019, lo más seguro es que ya se dé el ingreso por perdido.

Chubut en el tablero

Ese mismo miércoles estuvo en Buenos Aires el gobernador de Chubut. Mariano Arcioni firmó con Rogelio Frigerio la renegociación de la deuda que las provincias tienen con la Nación hasta finales de 2019, pero se opuso a suscribir la adenda a un Pacto Fiscal que hasta ahora no se cumplió. Allí se establecían más cesión de derechos desde los estados a un gobierno unitario que tiene graves problemas de caja; serios compromisos que cumplir y una elección en puerta en la que intentará mantenerse en el poder, para lo cual necesita aliados entre la oposición, muchos de los cuales gobiernan provincias y también necesitan fondos para sus propios futuros políticos. Una cadena de favores con la que se espera, de paso, sacar de carrera a la principal contendiente del macrismo: Cristina Fernández de Kirchner. La expresidente cuenta con el apoyo explícito del intendente Carlos Linares, quien se lo ratificó una vez más el viernes, cuando se reunió con ella, acompañado por el petrolero Avila y el secretario General de Relaciones con la Comunidad, Leonardo Rocha.

En tanto, Nación ya le marcó a Chubut cuál será su camino si continúa diciendo a todo que no: los 19 millones que debía recibir el ISSyS de Anses no fueron enviados.

Solución Arcioni

Los datos del INDEC sobre desocupación corresponden al trimestre abril-mayo-junio. Cuando en diciembre se conozcan los índices de julio-agosto-septiembre todo será más oscuro. Y ni hablar de lo que sigue. Es que la actual recesión todavía no se tradujo en números. Por eso dicen que en Rawson están trabajando en alternativas que compensen el abandono de Nación, que dejó pendientes obras como las autovías Trelew-Madryn y Comodoro-Caleta; la repotenciación del acueducto; la remodelación del aeropuerto de Esquel y el Camino de Circunvalación tantas veces prometido para Comodoro.

Funcionarios provinciales repasarían por estas horas las obras que quedaron pendientes de realización y analizarían cuánto costaría terminarlas, para de ese modo reactivar la economía doméstica. Entre ellas habría tres obras en Comodoro (dos escuelas y el pluvial de Km 3 que lleva al Hospital Alvear) y una en Rada Tilly. Según operaciones políticas surgidas en el valle, no se contemplaban trabajos en Puerto Madryn, lo cual habría generado cierto malestar en su intendente, Ricardo Sastre, pero el propio Arcioni le aclaró el viernes que el paper que circula es solo un borrador.

Son vuestros

La semana pasada, en este espacio se daba cuenta del recorte que había decidido Nación en partidas destinadas a Chubut que tenían que ver con la cantidad de leche para bebés. El jueves, el ministro de Salud provincial, Adrián Pizzi, dio cuenta de que tras una reunión de responsables del tema de todas las provincias, se comprometieron a seguir enviando el alimento básico, como así también vacunas y preservativos. Que el retraso tuvo que ver con los agitados días en que se disparó el dólar, corrieron toda clase de rumores y al final lo que era Ministerio terminó siendo Secretaría nacional de Salud. No obstante, Pizzi también volvió con una mala: “muy probablemente nosotros tengamos que salir a financiar cuestiones que hacen a la atención de pacientes en diálisis”.

Arde Esquel

El intendente de Esquel, Sergio Ongarato, vive días agitados. Por un lado, la situación socio-económica en su ciudad no difiere de la del resto de Chubut, aunque él sea de la Alianza Cambiemos y se pueda interpretar que podría tener un bonus. Pero hasta ahora viene haciendo agua, por ejemplo, con la postergación de las obras en el aeropuerto de su ciudad, ya que el ministro Dietrich optó por darle recursos al de Bariloche, sitio que vuelve a atraer a turistas de todo el mundo, seducidos por un peso depreciado y un dólar barato para ellos.

Ongarato fue denunciado el anterior fin de semana ante el propio gobernador Arcioni por, supuestamente, permitir que funcionarios municipales cobren 250 pesos por cada garrafa social que justamente está destinada a gente que carece de recursos. La nueva ministra de Familia, Valeria Saunders, está al tanto de la situación porque era concejal de esa ciudad.

Por otra parte, sobre el fin de semana le estalló en la cara al intendente la polémica por la posible privatización del complejo de esquí de La Hoya, en el centro de la escena desde aquel extraño incendio que actuó como disparador para dejar al desnudo eventuales carencias, inadmisibles en un sitio que pretende erigirse en atractivo turístico.

Antes de que se avance en cualquier decisión, Ongarato pretende una gran consulta en su ciudad que vaya más allá de los funcionarios de turno, administradores y operadores turísticos. Claro que la tiene difícil porque detrás del afán privatizador estarían altos influyentes del gobierno nacional que se dedican a una actividad que es una de las grandes debilidades del presidente Macri, quien no hace mucho festejó la inversión de 8 millones de dólares que harán en obras todos los centros de esquí hasta 2030.

En familia

Finalmente, la acusación decidió pedir cinco años de prisión para Patricia Bortagaray, extitular de la cooperativa de Dolavon, por el incendio de la misma en el que se perdió importante documentación. Ello fue a comienzos de 2016 cuando había cambiado el gobierno municipal y su hermano Martín había sido eyectado del municipio tras la victoria en las urnas de Dante Bowen. El fiscal de la causa fue Marcos Nápoli, el mismo que junto a Héctor Iturrioz investigan a Martín Bortagaray por supuestas irregularidades cuando estaba al frente el IPV en el tercer mandato de Mario Das Neves. Con la venia del juez Sergio Piñeda, los fiscales ordenaron detener al funcionario en la Casa de Gobierno siendo ya ministro de Familia. Ese episodio motivó que hubiera una presentación en el Consejo de la Magistratura para establecer si juez y fiscales actuaron conforme a derecho. Para algunos el caso podría derivar hasta en un pedido de jury para los tres. La presentación al Consejo que sesionó en Comodoro la trajo un integrante del cuerpo de Esquel, el abogado Enrique Maglione, exfuncionario radical en los años 90 que fue echado por Norberto Yauhar de la función pública cuando era parte de la Secretaría de Cultura en 2006 y que luego reclamaría sin suerte una millonaria indemnización. El recibió la denuncia de un ciudadano de Trelew preocupado por el funcionamiento de las instituciones: Jorge Valiña, esposo de Patricia Bortagaray y cuñado de Martín Bortagaray.

Casi ministra

Fue de las primeras leales en Comodoro que tuvo el entonces vicegobernador Mariano Arcioni. Como delegada del Ministerio de Familia, Alicia Dubreuil, estaba conforme con su tarea y se debe haber sentido más que satisfecha cuando Leticia Huichaqueo dejó de ser ministra, siendo reemplazada por Martín Bortagaray. Y cuando éste renunció, ella creyó que había llegado su hora. Que al fin sería ministra. Pero otra vez será. Arcioni se inclinó por la esquelense Valeria Saunders y Dubreuil y su esposo, el concejal de Rada Tilly Diego Acosta, padecieron otro disgusto. Y eso que él también hizo méritos, ya que forma parte en forma entusiasta de cada comitiva del gobernador cuando viene a la zona. Acosta era afiliado radical y trabajaba en la Dirección de Deportes de la villa balnearia en tiempos de Pedro Peralta. Pero después pegó el salto y terminó como empleado del bloque de concejales del PJ en Comodoro. Allí se flechó con la entonces edil Dubreuil, quien reemplazaba en la banca a Ricardo Gaitán, por esos días secretario de Gobierno de Néstor Di Pierro, y se selló el romance entre estos dos dirigentes políticos que apostaron por Chubut Somos Todos y que aún sueñan con dar el salto desde sus respectivos pagos chicos.

Cara conocida

La delegación local del IPV se halla acéfala desde hace bastante tiempo, luego de las desprolijidades cometidas por su anterior titular, que hoy solo tiene a las redes sociales para hacer su descargo. Mientras tanto, podría haber novedades en los próximos días con respecto al nuevo responsable del organismo, que sería un antiguo dirigente radical que alguna vez fue intendente de Rada Tilly y que luego terminaría trabajando para el municipio de Comodoro. En cuarteles de invierno desde hace mucho tiempo, ahora Juan Martín Iparraguirre volvería a los primeros planos en representación de Chubut Somos Todos, el refugio por excelencia que encontraron los correligionarios que no se sienten identificados con el neoliberalismo de la Alianza Cambiemos.

El más pro

Y ya que estamos con los radicales vernáculos, hay que decir que no son todos lo que parecen. Sin ir más lejos, en el Concejo local de los tres oficialistas nacionales hay dos que tratan de desentenderse de los nuevos tiempos: José Gaspar y Cristina Cejas. El único que mantiene intacto su entusiasmo es Pablo Martínez, quien ya no tiene reelección y se muestra como parte de cualquier comitiva que traiga algún funcionario nacional a conocer el sur. Además, solo retuitea reflexiones de dirigentes del PRO, nunca la de algún radical crítico de la Alianza. Y además viaja a Buenos Aires a tratar de ampliar su agenda. El jueves, por ejemplo, faltó a la sesión del Concejo porque andaba por allá, tratando de sumar millas. El que lo recibió fue Luis Juez, el humorista cordobés que trató de sucios a los ecuatorianos cuando era embajador en ese país y que ahora tiene un cargo menor en la administración de Macri. Eso sí, a juzgar por las fotos Martínez debería empezar a conocer el “dress code” macrista, ya que en vez de camisa y pantalón azul insiste con los tonos rosa y los sweater a rombos a modo de mochila cual hincha de fútbol.

Hijo pródigo

Emiliano Alvarez Raso (“Nano”) es director de Asuntos Políticos de la Secretaría General de la Presidencia que conduce el primo de Macri, Fernando De Andreis. Hijo de la exsenadora nacional Marta Ethel Raso, el joven terminó sus estudios universitarios en Buenos Aires y hoy puede asegurarse que es más PRO que UCR, más allá de haber sido parte durante muchos años de la nómina de empleados del entonces senador nacional Mario Cimadevilla. El caso es que a “Nano” últimamente se lo ve mucho por Comodoro y hay quienes especulan con una eventual candidatura a diputado nacional del mismo, más allá de que hoy viva en un country cercano a la localidad de Luján, en la provincia de Buenos Aires pero lejos del Conurbano.

Hasta diciembre

Los radicales no tienen muy claro cómo pararse en estos días de confusión gubernamental, recortes, ajustes, recesión, tarifazos y desocupación. De allí que aunque exista cierto consenso soterrado de que Gustavo Menna debería ser su próximo candidato a gobernador, hay quienes –como Mario Cimadevilla- prefieran priorizar la forma en que de aquí en más la UCR analizará lo que hacen sus aliados macristas sin siquiera consultarlos. En este contexto, no descartan que haya alguna ruptura. En Comodoro ocurre otro tanto con el nombre a llevar para ser candidato a intendente. No son pocos los que descuentan que llegó la hora de Gastón Acevedo, luego de haber sido de los pocos que sostuvo los trapos cuando todo era pérdida, pero hay dirigentes que empiezan a hacerse oír en cuanto a que lo mejor es esperar al último mes del año, cuando se elijan las nuevas autoridades partidarias. Esperan que para entonces también haya mayor claridad a nivel nacional.

La otra interna

Este fin de semana fue pródigo en reuniones en las que más de uno confesó qué espera para 2019 y en qué lugar del mapa político está parado. El gobernador Arcioni, por ejemplo, se reunió con los intendentes de Trelew y Puerto Madryn, Adrián Maderna y Ricardo Sastre, respectivamente, anticipando sus deseos de ir por la reelección. Sastre habría hecho lo mismo y Maderna no dio mayores precisiones, aunque horas más tarde se mostró en un mitin político (de esos que ya no abundan) junto al indescifrable Gustavo Mac Karthy. Por esas horas, también, el intendente de Comodoro, Carlos Linares, se reunía con la senadora Cristina Kirchner, ratificando qué modelo defenderá en la próxima contienda electoral. Y un poco más tarde, en la sede de Luz y Fuerza de Comodoro se reunían –entre otros- el diputado provincial Javier Touriñan y la senadora Nancy González. Con mayor o menor énfasis, todos los citados se proclaman peronistas, aunque algunos sacaron los pies del plato en determinado momento. El tema es qué referente nacional los representa. Con Linares y Nancy González está todo claro. ¿Pero el resto? ¿Se miran en el espejo Urtubey? ¿O en Pichetto, Schiaretti, Massa? Justo los que más fuerza hacen para avalar el presupuesto de ajuste de Macri con el argumento de que así contribuyen a la gobernabilidad.

La prensa es mía

Mientras a algunos les falta un vocero de prensa, como al diputado provincial Javier Touriñan que llama en persona a los medios para informar de reuniones políticas de las que participará, otros prefieren asegurarse la cobertura permanente aún a costa de que la ciudadanía no se entere lo que resuelven sus legisladores. El viceintendente y presidente del Concejo, Juan Pablo Luque, reemplazó la semana pasada a Linares en la intendencia y decidió que la encargada de prensa del órgano legislativo se mudara con él para que no se omitieran las recorridas que haría y su presencia en festejos por el Día del Jubilado. El tema es que en forma institucional no hubo cobertura de la sesión del Concejo del jueves donde, entre otros temas, se aprobó el convenio para instalar una pileta olímpica en el barrio Pueyrredón.

¿Y la reforma?

En cada elección municipal el tema genera polémica y 2015 no fue la excepción. Las bancas que hoy ocupan como concejales Ricardo Gaitán y José Gaspar son fruto de que ambos se postularon para intendente y aunque Chubut Somos Todos y la Alianza Cambiemos perdieron, automáticamente quedaron como primer aspirante a legislador y los votos les alcanzaron. En 2003 hubo una polémica memorable al respecto entre Jorge Aubía y la vecinalista América Melión y por eso siempre quedó pendiente una reforma al respecto. Hace tres años se dijo que este iba a ser el periodo para cambiar la Carta Orgánica en este punto y que dejaran de existir candidaturas al estilo antiguo PRODE donde había dos chances para acertar un resultado. Pero ya está por venir una nueva elección y nada de lo anunciado ocurrió. ¿Dejarán otra asignatura pendiente los actuales concejales?

El origen

El 12 de febrero de 2009 Mario Das Neves designó a Eduardo Arzani como ministro de Comercio Exterior, Turismo e Inversiones. Hasta entonces era secretario de Producción del intendente de Comodoro, Martín Buzzi. Su asunción fue bastante ruidosa porque una importante comitiva de esta ciudad se hizo presente en Rawson en el momento de la jura y cantó efusivamente la llegada de uno propio a un gobierno al que pensaban abordar casi en patota un par de años más tarde. Ese hecho fue leído como la instalación de una cabeza de playa. En 2011 Buzzi llegaría al gobierno y Arzani, el comodorense, marchó a la Casa del Chubut en Buenos Aires, donde renunció tras pelearse con un histérico secretario que le reprochó haberle facilitado las instalaciones de la sede a Das Neves para una actividad. En 2015 Arzani reapareció como subsecretario de Regulación y Control del Ministerio de Producción, ya con Das Neves otra vez en Fontana 50. Pero un tiempo más tarde desembarcaba en Trelew para hacerse cargo de la Agencia de Desarrollo Productivo y Social. Tras este intenso periplo por la función pública, deben ser pocos los que recuerdan que alguna vez Arzani fue “uno de los nuestros”.