El caso Canquel llegó a la Cámara del Crimen

La imagen de Juan Canquel apareció esta semana en Sarmiento a través de los afiches con los que se empapeló la ciudad en reclamo de justicia por un caso de gatillo fácil. Al mismo tiempo la causa ingresó a la Cámara del Crimen de Comodoro Rivadavia, donde se aguarda una fecha para la realización de la audiencia preliminar al juicio que tiene a dos policías imputados.

La causa por el asesinato de Juan Canquel, de 46 años y descendiente de un cacique tehuelche, ingresó a la Cámara del Crimen en el transcurso de la mañana del martes, un día después de que la ciudad de Sarmiento apareciera empapelada con la imagen de esta víctima de los excesos policiales.
Su elevación a juicio fue presentada por el fiscal Raúl Coronel en setiembre del año pasado, pero fue a parar al Juzgado Correccional por una equivocación y ahí se estancaron los expedientes hasta hace unos días, cuando el organismo se declaró incompetente y remitió todo lo que tenía en su poder a la Cámara del Crimen, lugar donde debía estar desde hace ocho meses.
Se estima que la semana que viene se realizarán los controles que corresponden para ponerle fecha a la audiencia preliminar en la que las partes hacen el ofrecimiento de pruebas y tienen, entre otras cosas, la posibilidad de plantear algún tipo de nulidad.

FUSILADO
Juan Canquel fue fusilado con dos tiros, uno en la cabeza y el otro en el estómago, el 12 de setiembre de 2004 en una estancia ubicada a unos 40 kilómetros de Facundo. En esa fecha el pueblo celebraba su aniversario con una fiesta popular.
El descendiente del cacique Canquel vivía en una estancia de la zona rural de Facundo con su madre, Rosa Alan; su concubina, Sandra Oporto (35), y una criatura de la mujer.
El día del aniversario de pueblo la madre de Canquel se quedó con la nena en el campo y la pareja se fue a disfrutar de los festejos populares que mantenían la atracción de la población.
En un momento la pereja tuvo una discusión y el hombre decidió interrumpir el festejo y regresar al campo. Ella se quedó en el baile hasta que terminó.
En un principio trascendió que el hombre había amenazado a su compañera con hacerle daño a la criatura para cuando regresara al campo, pero la nena estaba bien.
También se dijo que una vez que terminó el baile la mujer le habría pedido ayuda a los policías que hacían custodia en la fiesta para que la acompañaran a buscar a su hija, y que cuando llegaron al predio el dueño del campo los corrió a tiros.
A partir de allí habría sido que se le informó al comisario Jorge Loncón lo que estaba pasando y éste, que estaba a cargo del operativo en Facundo, no tuvo mejor idea que irse a la estancia con integrantes del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), quienes estaban en la zona porque había una competencia deportiva de riesgo, como lo es el fútbol cuando se juntan las hinchadas de Huracán con la de Deportivo Sarmiento.
Fueron tres los intgrantes del GEOP que concurrieron a la estancia de Canquel y habría sido el suboficial Norberto Krecul quien fusiló con dos tiros al originario tehuelche; uno impactó en la cabeza y el otro en el abdomen, luego de que Canquel saliera por la puerta principal de la casa y sin haber efectuado ningún disparo por su parte.
Los dos policía -Krecul y Loncón- son los imputados en esta causa. El primero por homicidio calificado agravado por tratarse de un funcionario policial y el comisario por violación a los deberes de funcionario público.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico