El chocolate que desenmascaró engaños y expuso a los militares

Un chocolate, una carta, un almacén de Comodoro Rivadavia, una niña y su abuela, un chico en Villa Ballester y un exintendente de Rada Tilly son protagonistas de una historia que desenmascaró los engaños de los que miles de argentinos fueron víctimas y que se expone en "Operación Chocolate", documental que este sábado por la noche estrenará la Televisión Pública Nacional.

“Estimado señor y señora Vidal, acompaño esta carta con una fotocopia de la carta que vuestro hijo enviara a Malvinas, a un supuesto soldado nuestro que nunca llegó. Fue hallada en un chocolate Noel p/taza, que fue adquirido en un comercio de Comodoro Rivadavia. El suyo parece no ser el único caso. El significado es claro. Nos han engañado y usado. Nuestros soldados pasaron hambre y volvieron desnutridos”.

Así dice la misiva manuscrita, fechada el 30 de junio de 1982 en Comodoro Rivadavia, que llegó a manos de la familia que residía en Villa Ballester adentro de un sobre celeste, sólo con las iniciales PP como remitente.

La carta marcaría el inicio de una triste comprobación de lo sucedido con millones de donaciones y envíos realizados a los soldados argentinos que combatieron en Malvinas, que tomaría trascendencia nacional a raíz de una publicación de la revista “Gente”. Y ubicaría a Pedro Peralta, el hoy exintendente de Rada Tilly, como uno de los protagonistas del suceso, junto al niño Gustavo Vidal.

EL CHOCOLATE Y LA CARTA

Este acontecimiento es el centro del documental “Operación Chocolate”, que la televisión pública estrenará este sábado a las 22. El mismo está dirigido por Silvia Maturana y Carlos Castro, y es protagonizado por Gustavo Vidal, quien, en abril de 1982 y cuando tenía 7 años de edad, mandó un chocolate para los soldados que estaban en el frente de batalla.

Adentro del paquete, por sugerencia de su mamá, Gustavo puso una carta escrita de puño y letra, con su nombre, dirección y código postal: “Que este chocolate te endulce en esos días fríos de Malvinas. Gracias por defender mi patria. Te saluda, un futuro soldado de siete años”.

Al día siguiente, Gustavo lo llevó a la escuela para que desde allí fuera, con el resto de las donaciones, hacia la zona del conflicto. Una escena que se repetía a lo largo y a lo ancho del país.

Poco más de dos meses después, con la guerra ya finalizada, la familia de Gustavo recibió en su casa otra carta manuscrita. “Estimado señor y señora Vidal, acompaño esta carta con una fotocopia de la carta que vuestro hijo enviara a Malvinas, a un supuesto soldado nuestro que nunca llegó. Fue hallada en un chocolate Noel p/taza, que fue adquirido en un comercio de Comodoro Rivadavia. El suyo parece no ser el único caso. El significado es claro. Nos han engañado y usado. Nuestros soldados pasaron hambre y volvieron desnutridos”.

El comercio de referencia es el almacén “Giménez”, ubicado en cercanías del Liceo Militar General Roca en barrio Pueyrredón, y quien escribió la carta fue Pedro Peralta. La familia Vidal la recibió en su casa el 6 de julio de 1982.

¿Cómo supo del chocolate el exintendente de Rada Tilly? Porque era compañero de trabajo del tío de Silvana Daniela Pérez, la chica de seis años que abrió el chocolate. Ella vivía en la villa balnearia y a mediados de junio había ido a Comodoro a visitar a su abuela. Bruna la esperó con un chocolate y se sorprendió cuando la oyó decir: “¡Mirá abuela, un papelito!”.

AL COMANDO

Cuando el engaño quedó expuesto a raíz de la nota de la revista “Gente” se inició una tenebrosa persecución a quienes lo dieron a conocer. El padre de Gustavo, en provincia de Buenos Aires, fue visitado por agentes de la inteligencia del régimen militar y tuvo que declarar sobre lo sucedido.

Aquí, Pedro Peralta también tuvo que dar explicaciones: “Yo vivía en la calle Tierra del Fuego, en Rada Tilly. Una noche llegan militares a mi casa y le dicen a Sandra, mi esposa, que estaba sola con las chicas porque yo estaba trabajando –médico pediatra-, que me tenía que presentar esa misma noche a las 11 en la guardia del Comando. Fui acompañado de un amigo, le pedí que me esperara hasta que saliera, para estar seguro”.

El recuerdo de Peralta eriza la piel. Contó a El Patagónico: “esa noche me tuvieron esperando un largo rato y luego me dicen que vuelva dos días después. En ese lapso me llaman a declarar al Juzgado Federal, ahí le cuento a la persona que me tomó la declaración que tenía que regresar al Comando, entonces me dice: ‘dígales que por este tema ya está interviniendo la Justicia Federal; así lo hice y creo que esa mención hizo que los militares del Comando cambiaran de actitud y yo pudiera regresar a mi casa”.

Estos sucesos vuelven a conmover. Cuarenta años después, Gustavo Vidal, aquel niño que puso su carta en el chocolate, muestra un recorrido en el que reconstruye la historia que sacudió a los argentinos. El documental “Operación Chocolate”, que cuenta con imágenes y entrevistas en Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, se emitirá esta noche a las 22 por la televisión pública.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico