El ‘Chori’ cristalizó su viejo sueño de jugar un Mundial

"Más no se puede pedir". Así resumió el pivote su temporada dorada. "Creo que fue mi año en el futsal", subrayó con orgullo.

Jugar un mundial de fútbol de salón era el sueño de Néstor Ricardo Endrinal desde que fue convocado para sumarse a la selección argentina de ese deporte, bajo la dirección técnica del también comodorense Miguel Schlebusch.
Se desempeña como pivote, y fue junto a Aníbal Núñez y Walter Figueroa, uno  de los tres convocados de esta ciudad que se dio el gusto de jugar una Copa del Mundo, la que tuvo como anfitrión a Argentina y que se realizó en Mendoza a mediados de 2007.
«Creo que este año fue el mejor porque me llené, jugando un Mundial de Selecciones, un Panamericano de Clubes, haciendo una gira por Colombia con la Selección, los torneos locales y los campeonatos argentinos. Creo que fue mí año en el futsal. Porque jugué todo lo que quise y casi se me dio todo. Y sobre todo el sueño de jugar un Mundial ya está realizado», enumera.
El trabajo y su talento hicieron que Endrinal se ganara un lugar dentro del equipo argentino que llegó a la final del Mundial, donde cayó 1-0 ante Paraguay. «Ya había jugado finales con la selección de Comodoro Rivadavia (en los campeonatos argentinos) y también con Casino (a nivel nacional y en el Panamericano). Uno ya es alguien en el futsal y por suerte a mí me dieron la oportunidad de jugar el Mundial. Para mí jugarlo fue un logro, más allá de perder en la final», asegura.
«Creo que después que termina el partido y perdés una final como esa, te queda una sensación de amargura, de tenerlo tan cerca, pero creo que igual el trabajo que hicimos fue importante porque ellos (los paraguayos) son un equipo profesional, y nosotros amateur. Yo pienso que si acá se profesionaliza el futsal, se les puede ganar», opina.
También analizó la actuación de Casino Club en la Liga Nacional de Honor, jugada en Trelew. «Creo que ahí nos relajamos, le ganamos a River (de Río Grande) y nos relajamos porque el objetivo era ganarle a River (el otro gran candidato), pero luego perdimos en la final (ante Clear, también de esta ciudad). Ahí nos quedó un poquito el sabor amargo, pero dos equipos de Comodoro Rivadavia jugaron la final y es algo muy importante para el futsal de la ciudad», reconoce.
Sin embargo, en 2007 Endrinal consiguió ser campeón con Casino y fue nada menos que en el Panamericano Sur de Clubes  que se realizó en el complejo Huergo de esta ciudad. «Fue algo hermoso ganarlo. Estaban ellos mismos (los paraguayos) que son profesionales, lástima que no vinieron los bolivianos (otra potencia sudamericana del futsal), para ver en qué lugar estamos. Pero creo que en Casino estamos bien porque tenemos una base que viene desde hace un par de años y con la que se puede ganar más cosas», considera.
Con sus 27 años, el ‘Chori’ piensa que esa edad lo condiciona para poder irse a  algún club profesional de futsal de otra parte del país o del extranjero, aunque no pierde la esperanza. «Ya con la edad que uno tiene, es difícil que se dé, además me siento cómodo jugando acá, pero si hubiese algún equipo que me llamara, no habría problema de salir», confiesa.

Textos: Ricardo Vargas.
Fotos: Alejandra Guidetti.
Edición periodística: Víctor Latorre.


La idea de volver a jugar al fútbol
La mayoría de los jugadores de futbol de salón, también juega en cancha grande, pero Néstor Endrinal, que años atrás vistió la camiseta de Jorge Newbery, dejó de jugar al fútbol once porque según su parecer, no se pueden hacer las dos cosas al mismo tiempo.
«Dejé de jugar porque no podés hacer las dos cosas a la vez. Ahora, en este año me habló un par de equipos así que me gustaría hacer algo en el fútbol once. Pero todos me conocen del futsal, ya que en cancha grande estuve pocos años. Ahora quiero jugar y creo que este año lo haré», anunció.
«Me gustaría hacerlo porque estuvimos cuatro meses sin jugar al futsal y a uno le gusta estar en actividad. Ojalá que en 2008 se arreglen las cosas y se pueda jugar porque eso es algo que le hace mal al futsal de Comodoro, el estar parado. En otros lugares ya terminaron los campeonatos y nosotros todavía no podemos terminarlo (por falta de gimnasios). Le hace mal porque somos los mejores del país y hay que demostrar eso en todos los aspectos», insistió.
Cerca de una veintena de títulos ha cosechado Casino Club ya sea a nivel local, nacional e internacional, y Endrinal asegura que la unión del grupo, el trabajo de los ‘profe’ (prepadadores físicos) y lo que pregona su entrenador, son la clave de porqué Casino es hoy por hoy un equipo tan ganador.
«Esto se logra por el trabajo de todos, nosotros somos un equipo amateur, y todos los chicos se esfuerzan para ir a entrenar a la noche. Creo que el trabajo de Miguel Schlebusch (su entrenador), de los ‘profe’ y la unión del grupo es lo que nos hace ganar títulos», sentenció.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico