"El concepto de dinero en papel es algo que deberíamos dejar en el pasado"

Osvaldo Giménez, vicepresidente ejecutivo de Mercado Pago, habló con Biz sobre la irrupción y crecimiento del fintech en la Argentina. Los desafíos y la competencia internacional.

Periodista: ¿De qué hablamos cuando decimos ‘democratización del dinero’?

Osvaldo Giménez: Algo que pasa es que la mitad de las personas de América Latina no tiene cuenta bancaria. Somos 600 millones y 300 millones no tienen una cuenta. La mayoría de los adultos camina todos los días con un teléfono en el bolsillo, que es una computadora conectada a internet. La pregunta es cómo podemos incluir financieramente a esas personas, desde el lado de pagos, de créditos, de servicios financieros que hoy no acceden. Eso es de lo que hablamos cuando hablamos de democratización del dinero.

P.: ¿Cómo se hace en un país como la Argentina donde incluso hay comercios que aún no tienen cosas básicas como un posnet?

O.G.: Nosotros ya lanzamos sistemas para procesar pagos con tarjeta a través de estar conectados a un celular. Gracias a esto en América Latina ha crecido mucho la cantidad de comercios que aceptan tarjeta de crédito. Esto permite que alguien, sin pasar por una entidad bancaria, que por ejemplo vende choripanes, pueda cobrar con crédito o débito. Otra cosa que ya lanzamos en Brasil, y que estamos muy próximos a lanzar en Argentina y México, son tarjetas prepagas que podés linkear a tu cuenta de Mercado Pago. Entonces el que vende puede recibir pagos y hacerlos en cualquier lugar que acepten MasterCard o retirar dinero por un cajero. Con eso es un primer paso de inclusión financiera, porque podés comprar y pagar electrónicamente. El concepto de dinero en papel, realmente es algo que en el Siglo XXI deberíamos dejar en el pasado.

P.: ¿Desaparecerá el dinero físico en el corto plazo?

O.G.: Está pasando y creo que está acelerando cada vez más el dejar de utilizar dinero para muchas transacciones. Hay casos interesantes en India y en Europa. En India sacaron de circulación los dos billetes de mayor denominación, aunque fue caótico porque lo hicieron de un día para el otro, sin ver que la gente pudiera prepararse, pero llevó a un uso mucho mayor del dinero electrónico. En Europa también cada vez más el billete de 500 euros se utiliza menos.

P.: ¿Todavía se ve resistencia de los compradores a los medios electrónicos de pago?

O.G.: Hay, pero creo que es muy marginal. A medida que se masifique y la gente se acostumbre, se va a sentir más cómoda. Hace 10 años a la gente le preocupaba poner datos en internet porque creía que no era seguro, y hoy todos lo hacen de forma segura. Puede parecerles raro pagar con un posnet a través de un celular, pero todos los equipos están homologados y tienen estándares de seguridad mundial.

P.: ¿Incide que aún existan fallas de conectividad?

O.G.: Claramente las redes de telecomunicación se van a fortalecer en los próximos años en la Argentina. Pero de todos modos en la mayoría de los lugares hoy podés conectarte a través del celular con datos o wifi. Así que no creo que sea un impedimento para el crecimiento en los próximos años.

P.: ¿Argentina está preparada para aprovechar la ola de la cuarta revolución industrial?

O.G.: Ya vemos un montón de usos muy concretos que no podrían hacerse sin inteligencia artificial. El machine learning es la mejor solución. Un ejemplo concreto: para nosotros es uno de los desafíos el pago a distancia, donde no tenés a la persona enfrente, y donde hay que prevenir el fraude. En el pasado hacíamos reglas de seguridad de sentido común, después vinieron los motores estadísticos, y ya hace años usamos redes neuronales, que es inteligencia artificial, donde procesamos cientos de millones de pagos al año y en lugar de crear reglas de quiénes son buenos y malos lo que hacés es ver cuáles terminan siendo fraude y cuáles no, le decís al sistema cuáles fueron los casos, y el sistema solo determina cuáles son los mejores parámetros para prevenir el fraude. En cuanto al país, es como todo. Hace 5 o 6 años todos nos empezamos a enfocar a diseñar para celulares y no había suficiente gente con experiencia, y una vez que surge la necesidad los argentinos se han dedicado rápidamente a aprenderlo. Hoy no abunda en el mercado la cantidad de gente que se dedica a inteligencia artificial, pero sí están aprendiendo.

P.: ¿Qué recepción tuvo entre jugadores tradicionales su irrupción en el mundo

financiero?

O.G.: Nosotros creemos que la oportunidad es tan grande, y estamos construyendo un mercado que va a ser aún más grande desde el lado pagos y de créditos. Si vemos los créditos al sector privado en términos de porcentaje de PBI el número en Argentina es insólitamente chico, alrededor del 15%. O sea que la oportunidad de crecer en el sector de créditos en el sector privado es enorme. Nosotros empezamos prestándole a la gente que más conocemos, a los vendedores de Mercado Libre, porque veíamos que a muchos de ellos les costaba conseguir un crédito en el sector financiero, que tenían una necesidad, y que esa necesidad en definitiva iba a redundar en mayores ventas, porque usan la plata para expandirse o para comprar mercadería, capital de trabajo, antes de fechas importantes de ventas. Creemos que la torta va a crecer, tanto de pagos electrónicos como de créditos, y que va a ser mucho más grande de lo que es hoy.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico