El conflicto en La Anónima persiste

Las negociaciones las encabezó ayer el Centro de Empleados de Comercio, junto con los delegados. El eje de las conversaciones fue la reincorporación de los trabajadores y que no se descontaran los días caídos. Sin embargo, anoche llevaban más de doce horas de audiencia sin respuestas satisfactorias para ambas partes.

Más de 200 empleados de La Anónima permanecían anoche afuera de la delegación local de la Secretaría de Trabajo, donde se desarrollaron durante gran parte de la jornada las negociaciones por la reincorporación de unos 50 trabajadores. La empresa dijo en la audiencia que no daría marcha atrás con los despidos, decisión que encendió más la protesta en Canadá y Olavarría.

Al cierre de esta edición, los trabajadores estaban decididos a quedarse allí hasta que surgiera una respuesta con respecto a los despidos. Otro punto en el que no hubo acuerdo fue con el reconocimiento de los días caídos. De los cuatro días de paro que había hasta ayer, el supermercado sólo reconocía dos.

En cambio los reclamos salariales de los empleados sí tuvieron avances. Es así que La Anónima estaría dispuesta a pagar un bono de fin de año de 3.500 pesos y faltaría una solución al pedido de incremento de las bonificaciones para empleados dentro de las sucursales de la cadena.

Sin embargo, el futuro incierto de los despedidos es la prioridad en las negociaciones que encabezan los delegados junto al Centro de Empleados de Comercio. En la delegación estaban Matías Silva y Osvaldo González. Pasadas las 21, salieron a comunicarles a los trabajadores la negativa empresaria en representación del gerente, Oscar Correa, por las reincorporaciones.

INFLEXIBLES

La audiencia entre el sindicato y la empresa comenzó ayer a las 10 y se extendió hasta anoche, y al cierre de esta edición continuaba. El Centro de Empleados de Comercio busca revertir los despidos y la empresa pretende reabrir sus puertas normalmente en sus sucursales de Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia.

El sábado comenzaron las medidas de fuerza en el supermercado, y un día antes hubo una movilización por una serie de reclamos. El conflicto comenzó a desenvolverse ese sábado, cuando recibieron los telegramas de despido varios trabajadores de las distintas sucursales.

La historia se remonta a noviembre, cuando los trabajadores de La Anónima dieron por concluida una tregua mientras esperaban una respuesta por una serie de reclamos que incluían un bono de fin de año por 3.500 pesos y un beneficio del 20% de descuento en las compras (hasta ahora era del 15%).

En los últimos días, los trabajadores de La Anónima han realizado numerosas movilizaciones en Comodoro. La situación también afecta a las sucursales en Rada Tilly y a la santacruceña Caleta Olivia. En total son siete sucursales en la zona de la tradicional cadena de supermercados patagónicos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico