El Congreso peruano aprobó debatir un nuevo pedido de destitución de Kuczynski

El Congreso del Perú aprobó ayer debatir un nuevo pedido de vacancia (destitución) contra el presidente Pedro Pablo Kuczynski por incapacidad moral permanente derivada de sus supuestos nexos con la constructora brasileña Odebrecht, tras el fracaso del primer intento opositor en diciembre, pero ahora con un alto nivel de rechazo popular a su gestión, según encuestas.

La moción, presentada por cinco de las siete fuerzas políticas del Congreso, fue admitida con 87 votos, 15 en contra y 15 abstenciones.

El nuevo pedido de destitución contra Kuczynski, de 79 años, se abre tres meses después de que sorteara un proceso similar gracias a la fractura que produjo en la opositora y mayoritaria en el Congreso Fuerza Popular (FP) Kenji Fujimori, que se abstuvo junto a otros nueve miembros de esa bancada.

Según una creencia extendida en Perú, Kuczynski se salvó en diciembre al canjear el indulto al expresidente Alberto Fujimori por el apoyo de la disidencia de FP encabezada por su hijo Kenji. Pero ahora, según coinciden analistas, el presidente tiene poco para ofrecer en una negociación, por lo que el futuro del mandatario aparece como más incierto.

El presidente peruano afronta el nuevo proceso de destitución en medio de un rechazo popular que, según encuestas citadas por la agencia DPA, bordea el 80 por ciento, y de críticas a su supuesta incapacidad y a la carencia de liderazgo.

El debate de la vacancia se realizará en un plazo máximo de 10 días y Kuczynski acudirá a defenderse el jueves, en compañía de su abogado.

Tras la presentación del mandatario, el pedido de destitución será sometido al voto y si obtiene el “Sí” de al menos 87 congresistas (de un total de 130), el jefe de Estado le tendrá que dejar el puesto al vicepresidente Martín Vizcarra.

A pesar de que los votos que aprobaron ayer la moción evidencian que existen posibilidades de una destitución, no se descartan disidencias individuales en algunas fuerzas, como ocurrió en el primer proceso en diciembre.

La moción de vacancia responde a las asesorías que Kuczynski ofreció a la constructora Odebrecht por 782.000 dólares entre 2004 y 2007, a través de su empresa Westfield Capital administrada por su socio chileno Gerardo Sepúlveda.

En esos años, Kuczynski era ministro del Gobierno del ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006), denunciado a su vez por presuntamente recibir un soborno de 20 millones de dólares de Odebrecht, quien se encuentra en Estados Unidos y la justicia peruana ya pidió su extradición.

Asimismo, el pedido de los legisladores se basa en las 140 transferencias bancarias en cuentas de Kuczynski que presuntamente lo involucran con Odebrecht, Westfield y First Capital, la consultora de Sepúlveda, según un reporte que el Banco de Crédito del Perú (BCP) entregó a la Fiscalía peruana.

Mientras el Congreso aprobaba la moción de destitución, Kuczynski era interrogado en calidad de testigo por el fiscal anticorrupción Hamilton Castro, quien está a cargo de la investigación por los presuntos sobornos entregados por Odebrecht al ex presidente Alejandro Toledo, y decía que no tiene “nada que ocultar”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico