El Consejo Federal de Seguridad en el Fútbol se reunió ayer en Comodoro

"El dirigente que tiene miedo, no puede ser dirigente”, sostuvo en forma categórica el presidente del Consejo, Juan Carlos Blanco. A su vez, Ricardo Fueyo, titular de Chubut Deportes, redobló la afirmación y adelantó que los clubes deben contar con una persona responsable de la seguridad. El derecho de admisión y los juegos sin hinchada visitante fueron parte de la agenda del cónclave.

Ayer, en las instalaciones del Centro Cultural se concretó el primer encuentro del Consejo Federal de Seguridad en el Fútbol, que contó con la presencia de representantes de 11 provincias y la Policía del Chubut para tratar la violencia deportiva.
El objetivo principal fue consensuar medidas y acciones a tener en cuenta, para evitar incidentes en partidos de fútbol.
La reunión nacional contó con la presencia del subsecretario de Seguridad local, Antonio Zúñiga, quien sostuvo que la idea a implementar incluye el articular actividades, consensuar y aunar criterios de trabajo. “Este encuentro está destinado a la Policía del Chubut, integrantes de los sectores de seguridad provincial y municipal y dirigentes de clubes regionales”, detalló.
Asimismo, sostuvo que la capital petrolera no está exenta de hechos delictivos, y la idea es recuperar los encuentros de fútbol como una actividad para disfrutar junto a la familia. “Por este motivo, se intenta generar acciones en conjunto e involucrar a todos los sectores de seguridad”, concluyó.
A su vez, el secretario de Seguridad y Justicia de Chubut, José Glinski, rescató la diversidad de participantes que se dieron cita, dado que se pudo intercambiar experiencias o situaciones sucedidas. “Es muy importante instalar un tema, que si bien está presente en la gente y en los medios como tema recurrente, hay que hacerse cargo desde el Estado de una manera más seria”, sentenció.
En ese sentido, remarcó: “La provincia está adherida a la ley nacional con protocolos a seguir, reglamentaciones a cumplir, con ideas para formular protocolos nuevos, aunque en materia operativa, en Chubut aún no se estaban aplicando”.
Por esto, personal de la Secretaría de Seguridad realizó un relevamiento normativo y confeccionó un documento, para ser rubricado con autoridades provinciales y referentes de las ligas de fútbol, al que posteriormente se sumarían los clubes deportivos, y que aborda una serie de acuerdos tendientes a reducir los niveles de violencia en torno a los encuentros futbolísticos.
En criterios de acción, el funcionario adelantó la elaboración de actas previas y posteriores a los eventos, aplicar derecho de admisión, que los clubes lleven registro de incidentes y personal idóneo a cargo de los partidos. “Si bien la escala de violencia nos preocupa, aún es manejable y todas estas cosas, de alguna manera, van a ir ordenando este camino”, apuntó.
Ricardo Fueyo, presidente de Chubut Deportes, puso en valor la importancia del derecho de admisión y recordó que “la ley establece un responsable de seguridad por club, quien tiene que hacer las nóminas e impedir, con ayuda de la Policía,  que ingresen a las canchas”.
“En teoría eso está bárbaro, pero en la práctica ningún dirigente amateur se va a poner al frente de eso. Va a haber que contratar personal de seguridad especial para el tema”, consideró Fueyo, y evaluó que “lo primero que nos van a decir los clubes, que están pidiendo ayuda para poder afrontar los gastos de la Policía, viajes y demás, es que no están en condiciones de solventar eso”, remarcó.
“Creo que entre todos tendremos que encontrar una solución. El Estado está poniendo recursos permanentemente en las instituciones deportivas y quizás habrá que redireccionar algunos de esos fondos, para solventar este tipo de cosas”, expresó el presidente de Chubut Deportes.
 
COMPROMETERSE CON
ACCIONES CONCRETAS
En cuanto al planteo que vincula a los barrabravas con los dirigentes de los clubes, el presidente del Consejo, Juan Carlos Blanco, consideró: “El compromiso de los clubes debe verse en los hechos. Reclamamos todos, pero yo creería ver que, más allá del dicho, me demuestren con hechos que no hay un compromiso connivente entre el dirigente y la barra”.
“Y terminemos con esta mentira que el dirigente tiene miedo; si tiene miedo no puede ser dirigente. El que es presidente o directivo de un club, tiene que tener el coraje suficiente para enfrentar una situación que en este momento es delicada”, remarcó.
Asimismo, se opuso a jugar sin hinchada visitante, “porque prohibir eso es como querer curar la rabia matando a los perros”, comparó.
“El fútbol sin público es insólito, y no es una medida que se pueda sostener en el tiempo. Lo que hay que hacer es diagnosticar el problema, resolverlo, tener estadios adecuados y organizar torneos con las medidas de seguridad adecuadas”, aseveró.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico