El costo de no votar la refinanciación
"Sin la refinanciación, Nación nos retiene 3000 millones en cuatro meses y podrían disponer ya de 591 millones", dijo ayer el ministro de Economía Alejandro Garzonio, alertando que se halla "en riesgo el pago en tiempo y en forma" del tercer rango salarial que estaba previsto efectuarse el próximo viernes. Por su parte el subsecretario Luis Tarrío, dijo que "es un golpe que nos deja en desequilibrio".

El ministro de Economía del Chubut, Alejandro Garzonio, junto al subsecretario de Coordinación Financiera, Luis Tarrío, realizaron ayer en Sala de Situación de Casa de Gobierno una conferencia de prensa donde se refirieron a los perjuicios que trae a la provincia la no aprobación de la refinanciación del fondo fiduciario, por parte de los diputados provinciales.

Al respecto, Garzonio manifestó que “estamos hoy acá por el efecto negativo que tuvo no haberse tratado el pasado jueves en nuestra Honorable Legislatura el proyecto de refinanciación de un pasivo que es una necesidad imperiosa para las finanzas del Chubut, lo cual implica casi 3000 millones de pesos del fondo fiduciario para el desarrollo provincial buscando cambiarle el perfil a esa deuda”.

En el mismo sentido, el titular de la cartera económica remarcó que “nos sorprendió que no se haya aprobado esta refinanciación porque realmente esto nos trae implicancias negativas muy importantes a nuestras finanzas, lo que nos lleva a tener que afrontar esta situación con compromisos que tenemos en el corto plazo que para este mes son una retención que rondan los 591 millones de pesos”.

“Todo esto nos genera un prejuicio financiero que pone en riego el pago del tercer rango salarial, que se efectuará, pero no sabemos si este próximo viernes como teníamos planificado, pero también nos vamos a atrasar en la cancelación de los aportes de la Obra Social, la transferencia a municipios y en el normal funcionamiento del Estado”, enfatizó el ministro de Economía.

CUESTION POLITICA

A su vez, Alejandro Garzonio resaltó que “esperamos que de parte de los diputados provinciales haya una reacción positiva con respecto al Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU) en función del perjuicio que produce a las finanzas de la provincia el seguir transitando este camino. Sabemos que todo es más tranquilo si hubiera un acompañamiento político poniendo por encima los intereses de todos los chubutenses y dejando de lado mezquindades políticas individuales o partidarias”.

Además, el ministro de Economía aprovechó la ocasión para referirse a la reunión que va a mantener el próximo jueves con funcionarios nacionales por los ajustes que tienen previsto aplicar en el corto plazo. “Hace un mes que vienen exponiendo las bases de estas medidas que nosotros las hicimos públicas para que todos los chubutenses conozcan cómo iban a afectar a nuestra zona”, dijo en relación a la eliminación del Fondo Sojero, por ejemplo, dispuesto por un decreto de Macri para cumplir pautas que acordó con el FMI para reducir el déficit fiscal aunque ello traiga más recesión para un país al borde del estallido económico.

“Estamos en una situación muy difícil, como todos lo saben. Es la teoría de la frazada corta; si me tapo la cabeza se me destapan los pies o viceversa. Por eso creemos que no hay margen para ajustar dentro de la economía de todos los días”, explicó Garzonio.

Por su parte, el subsecretario de Coordinación Financiera, Luis Tarrío, habló sobre la adhesión al pacto fiscal por parte de los distintos municipios de la provincia. “Lo que ha recibido la provincia está obligado a distribuirlo a todas las localidades, pero si no se aprueba el consenso municipal en la Legislatura esto no va a ocurrir; el dinero está retenido desde principios de año para ser transferido ni bien sea aprobado”.

“Estamos esperando que la Municipalidad de Rawson firme este pacto. Sabemos que le debemos, pero eso no es una excusa porque a Comodoro Rivadavia también le debemos y firmó sin dudarlo. Lo que sí está claro es que a partir de ahora muchos de los pagos que habitualmente hacemos los vamos a tener que analizar desde otra óptica porque este golpe que nos están dando sobre nuestra Coparticipación nos deja en desequilibrio. Perdemos la posibilidad de manejar nuestros propios fondos y le dejamos camino libre para que la Nación nos cobre en 4 meses lo que podríamos pagar en 48”, finalizó Tarrío.