El crimen de Vera podría quedar como legítima defensa

Carmelo Francisco podría ser absuelto si se comprueba que mató a Martín Vera en un acto de “legítima defensa privilegiada”. Si bien quedó con prisión preventiva por un mes e imputado por homicidio agravado y portación de arma de guerra, ofreció su propia versión del hecho ocurrido el domingo a la madrugada en la calle La Pinta del barrio La Floresta.

La audiencia de control de detención y apertura de la investigación contra el dominicano, Carmelo Francisco (26) se llevó a cabo a primera hora de ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por la juez penal, Raquel Tassello. La Fiscalía fue representada por la funcionaria, Verona Dagotto, mientras que el imputado recibió la asistencia de las defensoras públicas, María Cristina Sadino y Lucía Pettinari.
En ese marco, la parte acusadora solicitó que se declare legal la detención de Carmelo Francisco y pidió que se formalice la apertura de investigación en su contra por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con portación de arma de guerra. Ello, por el hecho ocurrido a las 4:50 del domingo último en el kiosco "Fana", ubicado sobre La Pinta al 3.137 del barrio La Floresta y que tuvo como víctima a Martín Vera (29).
Por su parte, desde la defensa se cuestionó el concurso real de la calificación legal y se advirtió que el caso debe ser calificado en los términos del artículo 34, inciso 6, del Código Penal, que se refiere a la legítima defensa privilegiada.
En éste se establece que no será punible "el que obrare en defensa propia o de sus derechos, siempre que concurrieren las siguientes circunstancias: agresión ilegítima; necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla; falta de provocación suficiente por parte del que se defiende" y se agrega que "se entenderá que concurren estas circunstancias respecto de aquel que durante la noche rechazare el escalamiento o fractura de los cercados, paredes o entradas de su casa, o departamento habitado o de sus dependencias, cualquiera que sea el daño ocasionado al agresor. Igualmente respecto de aquél que encontrare a un extraño dentro de su hogar, siempre que haya resistencia".
A todo esto, desde la Fiscalía se solicitó un plazo de seis meses de investigación y el dictado de la prisión preventiva, por entender que se dan los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación, algo que también fue cuestionado por la defensa por considerarse excesivo, advirtiéndose que Francisco está radicado en Comodoro Rivadavia desde hace dos años y tiene documento argentino.
 
LE ROBARON 8 VECES
Tras hacerle saber a las partes sobre su intención de declarar, el imputado ofreció su versión sobre el hecho y dijo que ya le habían robado 8 veces. Dijo que en todos los casos fueron personas encapuchadas que utilizaron armas de fuego.
En relación a lo ocurrido durante la madrugada del domingo, Carmelo Francisco sostuvo que se encontraba con una joven en el negocio cuando escucharon un tiro y luego ruidos en el patio, por lo que se asustaron al advertir que les iban a robar. Por esa razón, según él, tomó un arma de fuego y efectuó un disparo hacia una zona oscura, aunque sin llegar a ver si del otro lado había alguien.
No obstante, como no observó nada, arrojó dos botellas hacia el mismo lugar, pero dijo que sin saber que había herido a alguien.
Finalmente, la magistrada resolvió declarar legal la detención del imputado y formalizó la apertura de investigación por el delito de homicidio agravado en concurso ideal con portación de arma de guerra. No obstante, exhortó a la Fiscalía a chequear la información brindada por el imputado durante la audiencia, la que de resultar cierta podría modificar la situación procesal por un delito no punible, tal como fuera planteado por la defensa. En cuanto a la medida de coerción, dictó un mes de prisión preventiva y 6 meses de investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico