El día del juicio en Corrientes

Cristian Eduardo Valenzuela fue llevado a juicio ante el Tribunal Oral Penal 2 de Corrientes el 31 de agosto del 2017, acusado de los delitos de robo y resistencia a la autoridad en concurso real ocurrido el 7 de diciembre del 2008.

En el primer debate Valenzuela no declaró, pero después de hablar los testigos optó por hacerlo. Dijo entonces que el día del robo a una mujer en una parada de colectivos llevó a su mamá al trabajo en el hospital; la dejó y ella le dijo que volviera y no utilizara más la moto.

“Y yo no le hice caso. Fui a la casa de mi abuela y por el camino me encuentro con unos amigos y me quedo a conversar. En eso veo que viene la camioneta de policía y mis amigos se van y yo arranco con la moto e intento irme por miedo a que me pidan los papeles porque no los tenía y la camioneta me cruza y caigo en la zanja. Luego me esposan sin entender nada y me llevan a la comisaría. Ahí me pedían, me decían ‘¿dónde tiraste el bolso, cartera? No sé lo que era. Así me dijeron y yo les decía que era una confusión y ahí quedé detenido” contó el ahora policía sobre los hechos ocurrido dos años antes de ingresar a la fuerza del Chubut.

“En el camino iba a la casa de mi abuela estaban unos amigos y me quedé con ellos y en un momento uno de mis amigos me pide la moto y la campera, me dice ‘me voy a buscar plata para comprar bebidas’ y tardó entre 10 o 15 minutos, y cuando regresa se queda un ratito y dice ‘ya vengo’. Quedamos nosotros y al rato viene la camioneta con balizas como a una cuadra y media. Todos salieron a correr y yo estaba sentado arriba de la moto; me empujan; se abalanzan y me esposan. Yo no entendía por qué” se defendió Valenzuela en el juicio en Corrientes.

“Cuando salgo en libertad, le comento a mi abogado lo que había pasado y me dice ‘así tenés que declarar’ y yo no declaré esto que estoy declarando ahora. Yo cometí un error, encubrí a este muchacho y mi abogado se iba a enojar. Declaré otra cosa y me dijeron que me iban a linchar y me amenazaron. Por eso pedí testigos y uno me dijo que no y el otro me dijo que sí, pero me amenazaron y yo tenía miedo. En ese entonces era joven y era inconsciente de lo que había pasado. El que me pidió la moto vive cerca del kiosco, a media cuadra en un ranchito, era del grupo, jugábamos al fútbol… ‘Cabeza’ le dicen… se llama creo González, es el apellido y no vive más ahí. Luego hice el curso de embarcadizo y luego me fui a la Policía y hace 8 años estoy viviendo allá en el sur, tengo mi familia y un hijo varón. Ahora tengo la jerarquía de cabo”, le contó el año pasado a los jueces Juan Cochia, Elisa Morilla y Ariel Azcona.

“Había como un código en el barrio al ser joven, de no mandar al frente ante la policía. A mi abogado le comenté la verdad, que le presté al muchacho la moto, después le pedí que declaren a Almirón y a ‘Santi’ y me dijo que no quería problemas porque tenía fama de cuchillero ese muchacho. En la cancha me amenazó con un cuchillo y me dijo ‘vos me mandás al frente y te voy a hincar’”.

Finalmente declararon dos amigos de Valenzuela que dijeron que éste le había prestado la campera a un tal ‘Cabeza’. El Tribunal coincidió en que “razonablemente la inconsistencia del material probatorio no ha permitido desvirtuar el estado de inocencia que resguarda al inculpado con relación a las imputaciones que originaron el juicio”, a quien “le ampara en plenitud el estado de inocencia”, por lo que correspondía que fuera absuelto de culpa y cargo del delito de robo que le fuera atribuido y declarar la extinción de la acción penal por prescripción de la resistencia a la autoridad.

En el fallo el Tribunal dispuso comunicar a la Policía de la Provincia de Chubut en razón de su calidad de funcionario policial actualmente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico