El empleo en negro afecta casi a la mitad de los trabajadores

El nivel de trabajadores "en negro" se redujo 2,6 puntos porcentuales al término de 2006 para quedar en el 42,9 por ciento de los asalariados, por debajo del 45,5 por ciento del período octubre-diciembre de 2005, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Buenos Aires (Télam)
Esta baja del trabajo «en negro» estuvo influenciada, desde el lado estructural, por el crecimiento del 8,5 por ciento de la economía durante 2006, la baja en la desocupación que pasó al 8,7 desde el 10,1 por ciento de fines de 2005, y por la política llevada adelante desde el Gobierno para reducir estos índices.
La semana pasada, el Ministerio de Trabajo firmó un acuerdo con la ANSeS y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, que le permitirá compartir información y elevar de 475 a 900 la cantidad de inspectores en la calle, que verificarán las condiciones de trabajo.
En este sentido, el titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, destacó que en los últimos tres años «el trabajo no registrado descendió casi un 7,0 por ciento» y que durante el año pasado «empleo formal creció un 10,5 por ciento».
Tomada aseguró que la tasa de trabajo en negro «es la más baja en los últimos tiempos».
Durante los años ’90 hubo sólo 12 inspectores de trabajo en todo el país y no había procedimientos.
Tomada señaló con respecto al trabajo en negro que «en algún momento esto pareció bueno», pero eso «no es bueno, es condenar al presente y al futuro, a miles de trabajadores a que no tengan jubilación y salud».
A lo largo de todo el año pasado, el índice de empleados sin aportes jubilatorios, que refleja a los trabajadores «en negro» evidenció una firme tendencia declinante.
Así, este índice del 42,9 por ciento del último trimestre estuvo por debajo del 43,1 del tercer trimestre, del 44,1 del segundo, y 44,3 del primer trimestre.

LA SITUACION
El INDEC presentó ayer el informe sobre Indicadores Socioeconómicos, en el cual dio un detalle de la desocupación, sub-ocupación y empleo según edades y sexo en los principales 28 aglomerados urbanos.
Así, mientras el promedio del trabajo informal alcanza al 42,9 por ciento, sube al 48,8 y 48,2 por ciento en el Noroeste y el Noreste, respectivamente, y baja al 25,2 en la Patagonia.
Además, del total de personas con ingresos, el 75,5 por ciento son asalariados.
El sector de «servicios» concentra el 26,9 de los empleados, mientras que «comercio, restaurantes, y hoteles» aglutina otro 23,7; un 14,0 para los trabajadores industriales; y 9,8  por ciento para bancarios y empresarios, entre otros.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico