El escape recién pudo ser controlado ayer a la mañana

Las operaciones para controlar el escape de gas y petróleo fueron coordinadas por un Comité de Crisis que Oxy armó el lunes en forma apresurada, con un frente de planeamiento en las oficinas que la empresa posee en Buenos Aires y otro de ejecución en la misma locación petrolera santacruceña.
Los trabajos podían haberse comenzado el lunes por la noche, pero debido al cansancio de muchos hombres y para disminuir las probabilidades de riesgo, se optó por iniciarlos con los primeros rayos solares de la víspera. Además, se evaluaron otros dos factores clave: la disminución de la presión gasífera y también de la intensidad del viento.
Finalmente, con el apoyo de personal de otras empresas de servicio que se sumaron al operativo, todo concluyó cerca de las 10 de la mañana, a casi 48 horas de producido el incidente industrial y ambiental.
Las precisiones de la operación fueron dadas a conocer por
Horacio Cester, vicepresidente de Asuntos Gubernamentales de Occidental Argentina Exploration and Production (Oxy), al ser consultado nuevamente ayer -vía telefónica- por Diario Patagónico, cuando se encontraba en su despacho de Buenos Aires.
El ejecutivo citó que se utilizó lodo de inyección para inundar el pozo y bajar aún más la presión gasífera y que además se colocó una serie de materiales para crear un cerco de reparo sobre la locación donde se encontraba posicionado el equipo de terminación de Pride.
La información que disponía Cester, acerca del radio que cubrió la lluvia de petróleo, aludía a menos de 5 kilómetros de extensión y entre 500 y 600 metros de ancho, en forma de abanico.
El ejecutivo, en un intento por minimizar el impacto ambiental, dijo que si bien no era posible calcular cuántos metros cúbicos de petróleo se aparecieron en el aire y luego cayeron al suelo, en todo caso la contaminación era «superficial»; es decir algo así como una delgada película negra.
De todos modos, destacó que la compañía se haría cargo de cercar o alambrar la zona afectada y de posteriormente ejecutar las tareas de remediación ambiental.
Asimismo, reiteró que lo más importante es que no hubo que lamentar personas accidentadas y consideró que estos hechos fortuitos están enmarcados en los riesgos de la industria petrolera, sobre todo cuando hay una gran actividad como la que tiene Oxy en esta zona, ya que dispone de los servicios de nueve equipos de perforación, 16 de work over y 17 de pulling.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico