El estado del conflicto

Los choferes del servicio de transporte decidieron en asamblea dar continuidad al paro que iniciaron ayer a las cero, con otro que sería durante mañana y pasado.
Así lo informó ayer el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Juan Carlos Cossio, después de realizadas dos audiencias de partes en el transcurso de la tarde, las cuales no sirvieron para destrabar el conflicto que dejó a pie a miles de usuarios.
Conforme los dichos del sindicalista, la definición de los choferes tuvo que ver con que la propuesta de la patronal no alcanzó las expectativas y su modificación dependería de la recepción de un subsidio nacional.
Lo que se pidió fue el pago del aumento nacional equivalente a 280 pesos mensuales retroactivos a contarse desde el mes de octubre además del incremento del 12,5 por ciento sobre el salario básico. La oferta, en ese contexto, significó el reconocimiento del porcentual desde enero aunque no del retroactivo.
A la vez, se confirmó el pago del 40% del salario de febrero de los 70 trabajadores de la empresa Transportes Comodoro, que estaba pendiente. No obstante, no hubo precisiones con relación a los términos de la liquidación del salario de este mes.
«No hay acuerdo. Se rechazó la propuesta de la empresa en una asamblea muy numerosa, esa misma asamblea determinó un paro por 48 horas desde el día miércoles», manifestó Cossio, quien indicó que «las empresas reconocen el 12 por ciento desde enero pero no la suma retroactiva no remunerativa (por los 280 de octubre, noviembre y diciembre)».
Además Cossio precisó que el 12,5% es igual a 300 pesos incorporados al sueldo básico.
El nuevo encuentro entre el sindicato y los empresarios será a las 18 de hoy en la delegación de calle Olavarría.
Ayer, se consultó al dirigente si se había hablado en la audiencia sobre la situación de caos que se suscitó en la ciudad por la falta de transporte, y en el marco de las discusiones por la concesión del servicio a Patagonia.
«Estamos todos preocupados por la ciudad, pero hablamos de nuestro trabajo. Es lo que nos da de comer. Pero en definitiva es la conducta de las empresas la que no nos da solución», consideró.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico