El Estado Islámico se adjudicó el atentado

El grupo insurgente Estado Islámico se adjudicó la responsabilidad por el tiroteo que mató al menos 50 personas y dejó heridas a más de 400 en Las Vegas, y dijo que el atacante se había convertido al Islam hace pocos meses.

"El ataque de Las Vegas fue ejecutado por un soldado de Estado Islámico y lo llevó a cabo en respuesta a los llamados a apuntar a los estados de la coalición", dijo la agencia de noticias del grupo Amaq, en referencia a la coalición liderada por Estados Unidos que combate a los insurgentes en Oriente Medio. "El atacante de Las Vegas se convirtió al Islam unos pocos meses atrás", dijo Amaq.

Al menos 50 asistentes al concierto de música country resultaron muertos y otros 400, heridos en la noche del domingo. El jefe de la Policía Metropolitana de Las Vegas, Joe Lombardo, informó en una rueda de prensa que se trata de una cifra provisional de víctimas e indicó que el presunto autor del tiroteo fue abatido posteriormente por los agentes en un hotel cercano desde el que efectuó los disparos.

El tiroteo tuvo lugar en el cierre de los tres días del festival country "Route 91 Harvest", que tenía lugar al aire libre junto al hotel Mandalay Bay, en la zona sur de la famosa avenida que concentra los principales hoteles y casinos de Las Vegas.

Según Lombardo, el sospechoso actuó en solitario y llevó a cabo su ataque desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay, donde fue encontrado por la policía y fue abatido por los disparos de los agentes.

Sobre su identidad, Lombardo se limitó a decir que se trata de un residente local, sin dar más detalles, y sólo confirmó que la policía busca a la acompañante del atacante, que identificó como una mujer asiática llamada Marilou Danley.

"Confirmamos que un sospechoso ha sido abatido. Esta investigación sigue en marcha", había asegurado poco antes en su cuenta de Twitter la Policía, que dijo que creían que el sujeto actuaba solo, lo que desmentía informaciones anteriores de los medios locales que apuntaban a dos posibles atacantes.

Poco después del tiroteo, la policía ordenó el cierre de una amplia sección del sur del bulevar Las Vegas, que sirve de columna vertebral a la ciudad y es conocido por la sucesión de hoteles y casinos que hay en él, así como varias calles adyacentes de la zona.

El tiroteo se produjo mientras el cantante de country Jason Aldean actuaba en la jornada de cierre del festival de música country. Según los testigos, hacia esa hora se escucharon largas ráfagas de disparos efectuados posiblemente con un fusil semiautomático, que provocaron el pánico entre los asistentes y que continuaron incluso después de que la banda del artista dejara de tocar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico