El Estado le pone trabas a la reinserción social de un expolicía condenado por robo

El accionar del Ministerio de Educación del Chubut, con la exoneración del exconvicto Pablo D'Horta, no hace otra cosa que frustrar las posibilidades de una verdadera reinserción social. Con Juan Manuel Caimi, Abelardo Vázquez, Roberto Pardiñas y Fabián Acuña, D'Horta integró la banda de policías y civiles que a las 4:30 del 2 de septiembre de 2011 asaltó el cajero que el Banco del Chubut tiene frente a la comisaría de Puerto Pirámide. Su condena, de 2 años y 3 meses, quedó firme el año pasado.

En septiembre de 2011, Pablo D’Horta se desempeñaba como suboficial de policía en Puerto Pirámides, villa en la cual el excomisario Juan Manuel Caimi planeó el robo del cajero de Banco del Chubut y lo convocó. El delito no se concretó porque Caimi convocó a otro policía que esa madrugada del 2 de septiembre de 2011 estaría de guardia en la comisaría de la villa turística y que fue finalmente quien los delató. D’Horta fue imputado por asociación ilícita, acusado y condenado por ese delito, pero en instancias superiores el fallo se modificó y la calificación jurídica por la cual se lo condenó fue la de “robo en poblado y en banda”, bajo la modalidad de “delito imposible”. La pena que se le impuso fue de 2 años y 3 meses de prisión, la cual se torna excarcelable. Lo único que faltaba era que quedara firme el fallo y ello ocurrió el año pasado.

A todo esto, D’Horta buscó cambiar su vida y en 2014 se recibió de licenciado en Gestión de Políticas Públicas y además sus conocimientos en diseño de Autocad le permitieron, hace cuatro años, acceder al puesto que se requería en el Colegio Politécnico 703 “José Toschke” de Puerto Madryn.

“UNO TRATA DE HACER UNA VIDA NUEVA”

Según publicó el diario Jornada en su edición de ayer, “después de tres años desarrollando proyectos, el Ministerio de Educación lo exoneró porque es una mala imagen y perjudica la función”. “Pensábamos que ya estaba todo terminado.

Cuando ya uno piensa que lo pasado pisado y trata de hacer una vida nueva para tratar de recuperar la dignidad y todo lo que se había perdido en su momento, otra vez este baldazo de agua fría”, declaró D’Horta en el artículo que publica el diario de valle. Allí se conoció que por medio de una carta documento que le fue remitida en los últimos días, el Ministerio de Educación le comunicó que lo exoneraban del cargo docente que ocupaba en el Politécnico 703.

El motivo está relacionado con su pasado delictivo y por entender que “su conducta perjudica la moral y afecta el prestigio y decoro de la función”.“Lo ilógico de esta carta es que después de cuatro años de haber estado trabajando en la escuela técnica, realizando distintos proyectos y tratando de cambiar lo que se venía haciendo, recién ahora y después de todas las cosas buenas que se hicieron, se acordaron que soy una mala imagen y perjudico la función”, sostuvo el expolicía devenido en docente.

Lo curioso fue que el Ministerio de Educación reaccionó a partir de la denuncia que radicó una compañera de trabajo del mismo colegio en el que trabajaba D’Horta, quien se habría escandalizado porque a su criterio “no puede ser que haya un profesor que esté trabajando en la escuela si está condenado”.“Yo ya había pagado supuestamente todo lo que tenía que pagar ante la sociedad y ahora aparece esto cuando uno se está reinsertando, tratando de restablecerse en lo laboral y tratando de corregir lo que la gente pensaba de uno”, sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico