"El fiscal Nisman me dijo que tenía miedo por sus hijas"

 En el estudio de su abogado, Maximiliano Rusconi, el experto en informática y presuntamente el último en ver con vida a Nisman contó durante un cuarto de horas detalles de la jornada en que le entregó el arma Bersa calibre 22 con la que, todavía se investiga, Nisman fue asesinado o se quitó la vida.

 Diego Lagomarsino, el por ahora único imputado en la causa que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman, relató de lo sucedido el sábado previo al descubrimiento del cuerpo de quien fuera titular de la Unidad Fiscal Especial para el atentado a la AMIA. 

Lagomarsino lamentó no poder haber tenido la oportunidad de hablar con la ex esposa del fiscal, Sandra Arroyo Salgado, "Yo trabajé mucho tiempo con él. Conozco a la doctora Arroyo Salgado, a sus hijas, no me es fácil hablar, hubiera querido hablar con ella antes, pero este no es el momento, las cosas se dieron de otra forma".

El colaborador del fiscal contó que el sábado estaba en su casa cuando cerca de las 16 recibió un llamado del fiscal pidiéndole si podía ir hasta su casa en Puerto Madero. "No era frecuente que me llame y pidiera que fuera", admitió Lagomarsino que dijo haber llegado al edificio unos 20 minutos más tarde porque "a esa hora y en enero se va rápido porque no hay tanto tránsito".

"Llego, me identifico en el portón que queda más cerca del río, y me autorizan el acceso. Entro por la puerta de servicio como siempre hice. Él me abre la puerta y me hace pasar", relató el único imputado en la causa y siguió: "sobre la mesa había mucha documentación sobre la que estaba trabajando, me llamó la atención que había cuatro resaltadores amarillos, creo que en toda mi carrera no usé cuatro resaltadores".

Nisman le confesó que "tenía más miedo de tener razón que de no tener razón" y enseguida le preguntó si tenía un arma. "Me dejó totalmente mal parado, no entendía nada, imagínense ustedes que su jefe les pregunta eso, no podía creer que me estaba preguntando eso y lamentablemente le dije que sí".

"Para qué la querés" le preguntó Lagomarsino y el fiscal le aseguró que "en realidad tengo miedo por las chicas". El experto informática aseguró que le recordó que él tenía custodia pero Nisman le confesó que ya no confiaba ni siquiera en su custodia, informó MinutoUno.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico