El FMI cede sólo 5 mil millones de dólares del nuevo préstamo

Mientras el presidente Mauricio Macri inicia su gira por Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional acordó con el equipo económico un principio de acuerdo por una exigua ampliación de fondos que rondarán los 3 mil y 5 mil millones de dólares, que se sumarán al monto original de 50.000 millones de julio.

El Gobierno pensaba cerrar una renegociación de entre 15.000 y 20.000 millones, 15 mil millones más de lo que accedió a prestar el organismo que preside Christine Lagarde.

Según circuló, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne apura la letra chica del contrato para cerrar el nuevo acuerdo al que tuvo que recurrir el Gobierno ante la corrida cambiaria y la crisis económica generalizada que se vislumbró en los indicadores.

Macri se presenta en las Naciones Unidas en medio del derrumbe de su imagen en la prensa mundial. Los medios extranjeros relatan la crisis argentina con textos críticos a la figura presidencial, destacan su desgaste político y dan por concluidas las expectativas sobre su Gobierno.

“Cómo los Macri cayeron en desgracia”, tituló la revista Vanity Fair hace apenas diez días. “Su estrella se ha apagado. La economía está en crisis y Macri ha dilapidado las expectativas”, publicó El País al analizar los mil días de Gobierno. “Puede ser que el daño ya esté hecho: por mucho que la devaluación del peso argentino logre ser controlada, sus consecuencias en el corto plazo serán más inflación, pobreza y desempleo”, dijo la BBC.

IMAGEN POR EL PISO

La imagen del presidente Mauricio Macri en los medios internacionales se desplomó a un ritmo mucho más rápido que el del ascenso del dólar. La promesa de un nuevo liderazgo regional se esfumó junto con la confianza de los mercados internacionales y la lluvia de inversiones, que fue reemplazada por las tormentas financieras. “Macri creía que su imagen en el exterior le daba un plus de legitimidad. Y fue ineficiente. Desnudó que las expectativas que había creado eran falsas, tanto de él como líder como sobre las potencialidades de su modelo”, señala el sociólogo especialista en comunicación política Luis Alberto Quevedo.

Esta semana, el Presidente retoma su agenda internacional: hoy hablará en la Asamblea General de Naciones Unidas y concurrirá a una recepción ofrecida por Donald Trump. Lo precede una serie de análisis críticos en distintos medios extranjeros.

Por ejemplo el último perfil del matrimonio presidencial publicado por la edición española de la revista Vanity Fair es uno de los textos más lapidarios referidos al líder del PRO. No habla solamente del fracaso de la gestión económica sino que hasta menciona acusaciones por explotación infantil a la firma textil de la familia de Juliana Awada (de quien hace año y medio destacaba que “triunfó en su visita a España” y que su estilo era “versátil, natural y audaz”). También señala que los que no quieren al Presidente se refieren a él como “Macri gato” y que en distintos recitales o espectáculos deportivos lo saludan con un canto lleno de insultos.

“Asuntos como la misteriosa muerte del fiscal Nisman, el atentado a la Amia que investigaba el finado, las relaciones entre Irán y los K, la alta inflación no reconocida por los informes oficiales y las continuas acusaciones de corrupción que salpicaron a importantes miembros del gobierno Kirchner o sus amigos, como el vicepresidente Amado Boudou y el empresario Lázaro Báez, han sido utilizados de manera recurrente como cortina de humo para tapar la insatisfactoria gestión macrista”, dice la revista, que no se olvida de mencionar los Panamá Papers.

Centrado en las consecuencias políticas de los malos resultados económicos de la gestión, un reciente artículo de BBC Mundo analiza que el mayor reto de Macri será “gestionar la crisis sin sufrir más desgaste político” y afirma que “una de las ventajas más grandes del mandatario argentino -para muchos la única razón por la que todavía es presidenciable- es que la oposición está dividida”.

Daniel Pardo, corresponsal de BBC en Argentina señaló a PáginaI12 que las notas del medio buscan analizar lo que pasa: “Va más allá de la opinión. Hay un reflejo de la situación económica y Macri no pudo cumplir sus promesas. Hace un año los economistas ya advertían que la deuda y la bicicleta financiera eran problemas”. Pardo, que es colombiano y también fue enviado en Venezuela, cree que en la Argentina los medios internacionales tienen mayor independencia y distanciamiento del Gobierno que muchos de los locales. “Hay medios que tienen vínculos que van más allá de la fuente, no solo es una cuestión política sino también cultural, son parte del mismo grupo social”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico