El Gobierno defendió la nueva Ley de Inteligencia en el Senado

En un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales, el primer funcionario en exponer, Parrilli aclaró que el oficialismo “está dispuesto a dar un debate amplio y a escuchar todas las propuestas que puedan hacerse para mejorar” la iniciativa.

El director de la Secretaría de Inteligencia, Oscar Parrilli, y el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, lamentaron ayer la “actitud intolerante” de la oposición por no presentarse a debatir en el Senado la reforma del sistema de inteligencia, al considerar que a las “instituciones se las defiende debatiendo” y explicaron que la normativa “pretende mejorar el sistema existente” de inteligencia, “no destruirlo”.

En un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales, el primer funcionario en exponer, Parrilli aclaró que el oficialismo “está dispuesto a dar un debate amplio y a escuchar todas las propuestas que puedan hacerse para mejorar” la iniciativa.

Los jefes de los bloques opositores de la UCR, el PRO, el peronismo federal, el socialismo y UNEN, decidieron no asistir al plenario por considerar que se trata de una medida que pretende desviar el eje central de la investigación sobre la muerte del fiscal federal Alberto Nisman.

Después de efectuar un racconto sobre la historia de la ex SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado) y su influencia en el golpe de Estado de 1976, Parrilli explicó -artículo por artículo- las nuevas modificaciones al sistema de inteligencia.

“Es necesario avanzar en inteligencia de defensa de los intereses de la Nación y de sus habitantes” señaló, y especificó que la ley vigente “no ponía limitaciones a las actividades que hacían los organismos de inteligencia”.

Mencionó que entre las modificaciones se propone que los agentes de la AFI se dediquen exclusivamente al tratamiento y la investigación de delitos como terrorismo, narcotráfico, ciberdelitos o trata de personas o que afecten la seguridad exterior”.

Aclaró que se suprimió la atribución para que la AFI se dedique a cuestiones de seguridad interior porque “no queremos que se siga repitiendo la historia”, y se ordena el traspaso del sistema de escuchas telefónicas a la órbita del Ministerio Público Fiscal.

Advierte sobre las penalidades que habrá para los agentes de inteligencia que se manejen de manera autónoma y no se reporten directamente al director o subdirector de la AFI.

Parrilli indicó que se otorga un plazo de 90 días para que se constituya la Agencia Federal de Inteligencia una vez sancionada la ley.

El secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, expresó que “no es una norma perfecta o que no admita cambios. Se trata de una norma perfectible”, y coincidió con Parrilli al lamentar la ausencia de la oposición en la audiencia.

“No queremos tirar por la borda la experiencia de los últimos años de la democracia, sino ver dónde están los defectos y aportar a que se discutan los temas sustanciales”, sostuvo.

Zannini consideró que “para que sea rica hay que hacerla desde todos los sectores”, calificó de “lamentable la ausencia opositora”, y dijo que espera que sí se presenten a debatir en el recinto.

“Nos llevamos la frustración de que no hemos tenido las preguntas de los opositores, aunque chicaneros a veces”, ironizó el funcionario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico