El Gobierno presentó una propuesta de pago “idéntica” al canje de 2010

Los principales funcionarios del área de Economía, acompañados del vicepresidente Amado Boudou, brindaron detalles de la misma.

El Gobierno argentino precisó ayer que presentó “una propuesta de pago por la deuda en default ante la Corte de Estados Unidos y no una oferta a los fondos buitre”, con condiciones “idénticas” a las del canje de  2010, y ratificó que el país no violará el criterio de equidad  respecto del resto de los acreedores, y “cumplirá con sus compromisos”, cualquiera sea el desenlace del juicio en Nueva York.
Así lo indicaron altos funcionarios durante una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda. Estuvieron el vicepresidente Amado Boudou, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, donde se  aclaró de entrada que son condiciones “idénticas a la que se brindaron cuando llevó adelante el canje de 2010”, dijo Boudou.
“Esto no implica ninguna negociación y ninguna bajada de conceptos desde otros sectores para la restructuración de la deuda en default”, agregó Boudou.
A su turno, Lorenzino enfatizó que “no es una oferta lo que hicimos sino una fórmula y calendario de pago dirigida a los jueces de la Corte”, que contempla la misma canasta de bonos de 2010: bonos par a 2038 para los minoristas (hasta 50.000 dólares) y bonos descuento a 2033, para mayoristas, con quita de capital”.
Agregó que “la propuesta es clara y contundente: no va a violar los principios de equidad, no va a discriminar ni va a defraudar al 93% de acreedores que creyó en la Argentina”.
“No hicimos ni vamos hacer una oferta para quedar bien con el mercado”, dijo, y afirmó que “no avalamos ni avalaremos ningún negocio especulativo”, tras sostener que la demanda en cuestión corresponde en 99% a los fondos buitre y menos de 1% a pequeños inversores.
Aclaró detalles de la oferta, como que los pequeños inversores recibirán un pago en efectivo por intereses vencidos impagos, como los hubo en la versión 2010, mientras que los grandes inversores, recibirán por dichos intereses vencidos (desde el 31 de diciembre de 2033 a la fecha de la orden de pago) bonos Global 17.
También habrá cupones atados al PBI, en una propuesta de pago que podrá ser extensiva a todos los holdouts (un 7% que quedó fuera del canje), para lo cual se ratificó que se enviará el proyecto de Ley al Congreso con el fin de levantar la Ley Cerrojo, si la Corte avala la misma.
“Queremos reiterar nuestro compromiso con los acreedores que entraron en el canje de 2005 y 2010”, dijo, en la misma línea que Boudou, quien hizo un racconto de todas las operaciones frustradas -”más de 10 reestructuraciones fallidas”- para solucionar el problema de la deuda desde la entrada de la democracia y que llevaron al país al default del 2001.
“El juicio es mirado en todo el mundo” como caso testigo, subrayó Kicillof, y resaltó que en particular “tenemos al Tesoro norteamericano del lado de la Argentina en este momento”.
Según Kicillof, esto es así porque “estamos en el marco de una crisis económica mundial que podemos caracterizar como crisis de deuda mundial”, donde hay una larga lista de países en fila, sobre todo Europa, que necesitan reestructurar sus deudas, afirmó.
En cambio, “nuestra respuesta es no ofrecer ni un dólar más que la capacidad de pago que Argentina pueda brindar”, puntualizó.
“De ninguna manera es racional endeudarse para pagar deuda, ni en un hogar, ni en una empresa, ni en un país, porque eso es generar una bola de nieve”, agregó Boudou.

CRITICAS A LA
PRESENTACION ARGENTINA
El diputado nacional de Coalición Cívica, Alfonso Prat-Gay , cuestionó la propuesta de pago que realizó el Gobierno al señalar que “insisten en regalar” el cupón del PBI “a los que persiguen a Argentina con juicios”.
“La nota al pie de la página de la presentación en Nueva York delata el relato: El propio gobierno reconoce que el cupón del PBI termina igualando la quita” de deuda, indicó el legislador.
Joshua Rossner, Manager Director, de Graham Fisher and Company, también se mostró en desacuerdo con la estrategia del Gobierno. “La Argentina hizo una propuesta que claramente no responde al requerimiento de la Corte. En esencia, la propuesta intenta obligar a los holdouts a tomar el canje de 2010 que ya rechazaron. Fuerza a los holdouts a aceptar bonos con una quita del 60% en el capital”, sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico