El hombre asesinado tenía un cuchillo incrustado en el cráneo

Dos hombres y una mujer están detenidos por el brutal asesinato de Diego Vegas, perpetrado en la madrugada del domingo en el barrio 17 de Octubre de esta ciudad. Su cuerpo fue hallado en la calle Blanca Chávez, en medio de un charco de sangre, frente a la casa donde se originó una feroz pelea.

Caleta Olivia (agencia)

El rostro de Diego Orlando Vegas estaba prácticamente irreconocible y además de haber sido golpeado con una llanta de cubierta, ayer se supo por el resultado de la autopsia que tenía una hoja de cuchillo tipo Tramontina incrustada en la frente.

El crimen que conmocionó a toda la comunidad se produjo alrededor de las 5.30 y fueron algunos vecinos los que alertaron a la guardia de la Comisaria Seccional Tercera informando que tras escuchar fuertes ruidos y gritos producto de una pelea, una persona había quedado en la calle tras ser brutalmente golpeada por otras.

Más tarde se lo pudo identificar y se supo que tenía 34 años; que residía en otro barrio, el 8 de Junio, y que por motivos que se desconocen había ido a una casa del 17 de Octubre.

En ese lugar mantuvo una fuerte discusión con Mario Hernández, de 34 años; la hermana de éste, Rosa Hernández; y Martín Valdés, de 19, quien presuntamente sería novio de la mencionada mujer, según citaron fuentes policiales.

HORRENDO CUADRO

En la calle asfaltada la policía constató que había manchas de sangre en un radio de varios metros, las que también llegaban a la casa de los Hernández a través de un pasillo.

Cuando la comisión de uniformados requirió la presencia de los moradores, notó que todos tenían sus ropas impregnadas con manchas hemáticas y luego se verificó un gran desorden en el interior, lo que indicaba que la pelea había comenzado en ese lugar, continuó en el pasillo y terminó en la calle.

Dijeron que el individuo que estaba en la calle (ya sin vida) había ingresado a robar en el domicilio y que ellos se defendieron, pero el argumento no fue convincente teniendo en cuenta que un vecino que observó las escenas contó a la policía que luego de que Vegas (hasta ese momento se desconocía la identidad) quedó tendido en la calle, el trío ingresó y volvió a salir para rematarlo, golpeándolo con una llanta que luego rodó varios metros.

La situación volvió a ponerse tensa cuando se hallaba trabajado personal de la División Criminalística y un médico forense policial y desde los patios de viviendas aledañas les arrojaron piedras, por lo que se tuvo que convocar a efectivos de la División Infantería para crear un perímetro de seguridad. Los tres implicados fueron trasladados a calabozos de dos comisarías y ahora permanecen a disposición de juez de instrucción Gabriel Contreras Agüero, quien hoy les tomaría declaración indagatoria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico