El impacto social del traslado del repositorio

«¿Qué se va a hacer con la gente del basural?», preguntó ayer Beti Rosario Agüero, quien trabaja en el lugar. Aunque se le insistió que tenía cinco minutos para explayarse, la mujer explicó que ese era el único motivo que la había llevado a inscribirse -en primer lugar- en el registro que hasta el martes tuvo habilitado en el municipio.
A su lado, Ricardo González dijo que compartía el mismo interrogante por lo que tampoco quiso hablar más.
El tema volvió una y otra vez por parte de otros expositores. Oficialmente el municipio reconoce que son 240 las personas que viven de lo que le da el depósito de desechos.
La secretaria de Desarrollo Urbano, Josefina Bidondo, señaló que es necesario «acompañar la formación de cooperativas de trabajo que atiendan las necesidades de los trabajadores informales. En esto se está trabajando con la Secretaría de Desarrollo Urbano».
Ana Reimondo, de la Cátedra de Educación Ambiental de la Facultad de Humanidades, también sostuvo que en el informe de la consultora se reservaron apenas cinco páginas -de un total de más de 200- para referirse al tema y que en el resumen que les dio la Municipalidad el tema tuvo apenas un párrafo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico