El juez Lorenzetti pidió una "autocrítica" al Poder Judicial

En el acto de apertura del año judicial, que se llevó a cabo en el Palacio de Tribunales de la calle Talcahuano, el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, aseguró que ese poder del Estado debe "hacer una autocrítica acerca de cómo" está funcionando. "Debemos pensar en el país y en la grandeza que necesitamos", señaló.

El titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, instó ayer al Poder Judicial a “hacer una autocrítica” sobre su funcionamiento y llamó a sus integrantes a “escuchar los reclamos del pueblo”.

El titular del máximo tribunal dio un discurso de 50 minutos durante la apertura del año judicial que se llevó a cabo en el Palacio de Tribunales de la calle Talcahuano.

“Debemos hacer una autocrítica dentro de los poderes judiciales acerca de cómo estamos funcionando”, remarcó Lorenzetti en el discurso, que tuvo como eje el paso de la discusión a la acción para poder responder a las “demandas sociales”.

“No es tanto lo que tenemos que discutir acerca de las propuestas, por eso hemos puesto un plazo breve. No es que falten propuestas, sino madurez institucional”, afirmó.

En el escenario desde donde habló Lorenzetti estaban también, aunque sentados, los demás miembros de la Corte Suprema de Justicia: Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti.

En las primeras filas, además se pudo ver a los jueces federales de la Capital Federal, que son los que habitan los tribunales federales de Comodoro Py, los más poderosos del país.

Más cerca del escenario se sentaron los jueces federales Rodolfo Canicoba Corral, Julián Ercolini, Ariel Lijo y Sebastián Ramos; mientras que detrás de ellos lo hicieron Claudio Bonadio, Sergio Torres, Marcelo Matínez de Giorgi, María Servini y Sebastián Casanello.

De los jueces federales porteños solo faltó Daniel Rafecas, de licencia por una cuestión familiar.

El discurso de Lorenzetti también fue presenciado por el ministro de Justicia, Germán Garavano, y otros funcionarios y dirigentes vinculados al Gobierno nacional como el abogado Ricardo Gil Lavedra, coordinador del programa Justicia 2020, y el integrante del Consejo de la Magistratura, Pablo Tonelli.

TRES TRAGEDIAS

DEL PODER JUDICIAL

Durante su discurso, Lorenzetti afirmó que “los poderes judiciales han recibido miles y miles de demandas” y lamentó que “las transformaciones en los últimos tres años han sido mínimas”.

“¿Reflexionar sobre el Poder Judicial y examinar los procedimientos institucionales?”, se preguntó, y ensayó la respuesta: “Debemos hacer una autocrítica acerca de cómo estamos funcionando, debemos pensar en el país y en la grandeza que necesitamos”.

“La convocatoria es difícil porque la Argentina no tiene tradición de acuerdo, de cooperación, de políticas de Estado.(...) Seguimos con las discusiones pero no conseguimos soluciones”, sostuvo el magistrado.

Con el objetivo de plantear algunas reformas que el Poder Judicial necesita para agilizar su gestión y acercarse a la sociedad, el titular de la Corte enumeró tres “tragedias” que afectan al sistema de administración de justicia: la tragedia del tribunal, la tragedia del tiempo y la tragedia de la burocracia.

La “tragedia del tribunal” es la escasez de tribunales y la sobrepoblación de causas, la “tragedia del tiempo” tiene que ver con la “irracionalidad” de que un ciudadano tenga que afrontar litigios de 10 años y la “tragedia de la burocracia” es lo que aleja a los jueces del “drama humano”, explicó.

Sobre la denominada “tragedia del tiempo” y la posibilidad de que los tribunales trabajen más horas, sostuvo: “Si hay costumbres sobre las que debe haber un cambio, hagámoslo, no puede ser tan difícil”.

Otras de las eventuales reformas mencionadas por Lorenzetti fueron la digitalización de los expedientes y la posibilidad de que haya jueces de paz “en los barrios” para causas sencillas de rápida resolución.

“Los jueces debemos escuchar las demandas sociales y los reclamos de nuestro pueblo. No podemos seguir discutiendo mientras no se ven las soluciones”, enfatizó.

También se refrió a la necesidad de ampliar las estructuras de los tribunales existentes para afrontar las megacausas -las que más imputados tienen- y para las causas de corrupción.

“Necesitamos una estructura que apoye las causas de corrupción en materia técnica para acelerarlas. (...) Necesitamos un proceso especial para las megacausas, que siempre han sido muy complejas y difíciles”, sostuvo.

Tras el discurso de Lorenzetti, los jueces de todo el país comenzaron a discutir en comisiones, desde las 15, las eventuales reformas que puedan realizarse en los mecanismos de gestión del Poder Judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico