El juicio se postergó hasta el miércoles 26

Fue a pedido de los abogados de los acusados que alegaron no contar con la causa digitalizada. Ya se eximió a dos de los siete acusados. Duras críticas de la querellante al abogado Daniel Fuentes.

Casi 13 años después de la tragedia ambiental los abogados de los acusados alegan no haber tenido tiempo para preparar sus argumentos y solicitaron una prórroga en el juicio que se inició el martes 11. El Tribunal se la concedió hasta el miércoles 26.

El motivo esgrimido por los abogados es que por la pandemia no pudieron acceder a la digitalización de la causa, lo cual les dificulta su acción. El primer día los jueces dispusieron que dos de los siete acusados quedaran eximidos de dar respuesta, al prescribir los delitos por los que ellos en particular debían responder.

El juicio es bastante particular, más allá de que se lleve a cabo casi 13 años después de lo ocurrido en 7 kilómetros de costa marina en Caleta Córdova aquel 26 de diciembre de 2007. Es que, por ejemplo, el Tribunal lo integran tres jueces de los cuales solo uno está presente por residir en esta ciudad: Juan Guanziroli. Los otros dos participan mediante videoconferencia. Ana María D’Alessio desde Ushuaia y Juan Giménez desde Buenos Aires.

EL ABOGADO FUENTES

Mirta Beatriz Calvo es la única querellante que quedó en la causa. Su abogada es Sonia Ivanoff. Antes, la representó Daniel Alejandro Fuentes, para quien tuvo duros conceptos.

“Tuvo un mal proceder y por ello no se citará a testigos de Caleta Córdova ni yo puedo participar”, ya que Fuentes “no presentó pruebas ni testigos”.

Calvo añadió que “sí puedo participar activamente, pero no intervenir ni preguntar, ni exponer al final. Tampoco mi abogada por la manera en que encaró el abogado anterior. Sí el fiscal Teodoro Nürnberg”.

La querellante –en declaraciones a LaCienPuntoUno- se congratuló que al menos el juicio no se suspendiera, como pidieron el martes los abogados de los acusados argumentando el tiempo trascurrido y que ellos no tuvieran responsabilidad en que “la justicia fuera lenta”.

“Es la primera causa por derrame de hidrocarburos que llega a juicio. Por eso se pusieron nerviosos. Esperamos que la ciudadanía vea que hay consecuencias cuando se derrama. Nosotros decimos que hay un delito de derrame que afectó; que no fue un accidente; entonces hubo dolo porque el barco se fugó al puerto de Campana sabiendo lo que habían hecho”, concluyó la querellante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico