El lado oscuro del jugador Daniele De Rossi

El italiano Daniele De Rossi fue recibido por una multitud de hinchas de Boca Juniors, generando que su nombre sea tendencia en las redes sociales y el mundo futbolístico pusiera todos sus focos sobre él, un Campeón del Mundo y figura en su exclub Roma. Pero no todo es color de rosa en la vida de De Rossi; el centrocampista estuvo involucrado en una causa con la mafia y su exesposa, hija de un conocido empresario al que se ligó al hampa, terminó con prisión domiciliaria por un asesinato vinculado también a un hecho mafioso.

En el 2013 Daniele De Rossi y su compañero de equipo por ese entonces, Mehdi Benatia, mantuvieron una discusión con un grupo de personas en una discoteca y luego de esta situación tuvo contacto telefónico con Giovanni De Carlo, a quien se consideraba un "Jefe" y que fue detenido en el aeropuerto de Fiumicino al regresar de Tailandia en diciembre de 2014. Puedes contar con mi ayuda, Danié, mi amigo", le respondió el “boss”, integrante de la primera asociación mafiosa que nació fuera del sur de la península.

Mafia Capitale” fue la investigación de la fiscalía de Roma que descubrió a una nueva mafia en Italia y que rozó a Daniele, cuyo nombre apareció en varias comunicaciones telefónicas con De Carlo. La mafia no le es ajena a De Rossi, flamante incorporación de Boca. Y no por aquellos llamados que lo incomodaron, sino por los lazos familiares de su exesposa Tamara Pisnoli, la madre de Gaia, su primera hija y que nació en junio de 2005, casi un año antes de que la pareja contrajera matrimonio.

El vínculo se rompió a inicios de 2009 y cinco años más tarde Tamara fue arrestada, acusada de ser partícipe del secuestro del empresario Antonello Ieffi. La conexión de la exmodelo con el bajo mundo podría ser considerado como el correlato de la relación que tuvo con el hampa su padre Massimo, asesinado por un ajuste de cuentas en agosto de 2008, dio a conocer el diario La Nación.

LA CAUSA ANTONELLO IEFFI

Los investigadores del caso se enfocaron en una disputa por el robo a mano armada de dos oficinas de correos, hechos que se produjeron en julio y agosto de 2008, uno en Roma y el otro en Aprilia, a menos de 40 kilómetros de la capital de Italia y un punto cercano de donde se descubrió el cuerpo de Massimo. Las imágenes captadas por circuito cerrado de televisión resaltaron que los ladrones del último atraco huyeron en un scooter, aunque más tarde abordaron un Lancia, perteneciente al por entonces exsuegro de De Rossi.

Un intento de abrir negocios sin el consentimiento de la Camorra, la rama mafiosa que controla Nápoles y su región y que extendía sus vínculos a los centros turísticos cercanos a Roma, fue apuntada por los pesquisas como un motivo del asesinato.

"Le encanta rodearse de personas que pertenecen a círculos criminales", informó la jueza Giuseppina Guglielmi, dentro del informe de 172 páginas que derivaron en la detención y posterior arresto domiciliario de Tamara Pisnoli. En la exposición se describió que era una "mujer codiciada por su riqueza, pero que cuando era explotada recurre a la solidaridad de los miembros de los diversos grupos criminales, dispuestos a intervenir en su nombre utilizando métodos de violencia".

El acto que desencadenó la detención fue el secuestro y tortura del empresario Ieffi, que fue abordado en un bar y trasladado en un Mercedes Benz a una casa -supuestamente de Pisnoli- en donde se sucedieron las amenazas y las lesiones físicas, en particular con un elemento cortante en el cuero cabelludo. Tras robarle el reloj Rolex DayJust, valuado en 8 mil euros, despojarlo de 900 euros en efectivo y arrojarlo a la calle con la orden de hacer silencio y encontrar con rapidez el dinero de la extorsión, el empresario se marchó a un hospital para hacerse las curaciones y luego hizo la denuncia ante los carabinieri.

"¿Sabés cuánto tiempo me lleva matar a una persona? Es suficiente que ponga 10 mil euros en manos de un albanés", una frase que le atribuyen los investigadores a Tamara, que junto a otras siete personas extorsionaron al empresario para que pagara 200 mil euros de un préstamo usurario de 80.000 que habría recibido el hombre de negocios que deseaba comprar un sistema fotovoltaico. Pisnoli se distanció de las acusaciones, como figuró en los documentos de la interrogación.

"Tenía una cita para aclarar el acuerdo por el sistema fotovoltaico pero Ieffi llegó al lugar con (Manuel) Severa y otro hombre a mi casa. No me importó porque son amigos, pero de repente Severa lo acusó de una transferencia bancaria falsa y la situación empeoró. Llamé a la criada, quería llamar a una ambulancia, a la policía, pero tenía miedo", fue el descargo de la expareja de De Rossi, que durante el interrogatorio lloró y manifestó que "no le pega a la gente ni necesita hacer ciertas cosas".

Las fiscales Lina Cusano y Delia Cardia, que desencadenaron el arresto de Pisnoli, renunciaron; el juez Constantino De Robbio, a solicitud de Cesare Placanica, el abogado defensor de Tamara, firmó seis meses de arresto domiciliario en su departamento en EUR, en las afueras de Roma, que más tarde se convirtió en libertad con la única limitación de presentarse una vez al día en la estación de policía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico