El ladrón detenido el jueves en Comodoro quedó a disposición de un juez de Trelew

Juan Carlos Agüero fue imputado por tentativa de robo agravado por uso de arma de fuego luego de tratar de asaltar una distribuidora y quedó a disposición del juez trelewense Fabio Montti. En su declaración reconoció que fue a “mechear” porque no tenía qué darle de comer a sus hijos, aunque aseguró que no portaba ningún arma. También dijo que había llegado a Comodoro Rivadavia el miércoles para despejarse y buscar un alquiler.

La audiencia de control de detención y apertura de investigación contra Juan Carlos Agüero (32) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por el juez penal, Mariano Nicosia. La fiscalía estuvo representada por la funcionaria, Camila Banfi, mientras que el imputado fue asesorado por el abogado adjunto de la defensa pública, Ricardo Amado.
Se trata del individuo que fue reducido en la tarde del jueves en Kennedy al 3.400 por el dueño de la distribuidora “Bijou Mallea” y su hijo durante un intento de robo.
La fiscalía lo imputó como autor del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa y también solicitó que se declare legal la detención.
A todo esto, el imputado accedió a declarar y reconoció su participación en el caso, aunque dijo que fue a “mechear”. “¿Entienden?”, le preguntó a los presentes y agregó que “no llevaba ningún arma. Lo único que quería era sacar algo, sin hacerle daño a nadie, para darle de comer a mis hijos que no tienen ni leche”.
Más adelante contó que está preso en la alcaidía de Trelew, donde debe ir a dormir, y que el miércoles llegó a Comodoro Rivadavia para “despejarse” y andaba en busca de un alquiler para radicarse.
Por otro lado, la parte acusadora informó que Agüero tenía pedido de captura desde el 22 de febrero, el cual fue ordenado por el juez penal de Trelew, Fabio Montti, debido a que no había regresado a su lugar de detención luego de la salida de semi libertad con la que había sido beneficiado.
Al respecto, se agregó que el imputado está condenado, desde el 18 de julio de 2003, por el homicidio del médico Jorge Morado. Ocurrido en ocasión de robo en 2001. Se le impuso una pena de 17 años de prisión, la cual deberá terminar de cumplir en el año 2019.
En consecuencia, la fiscalía sostuvo que no pediría ninguna medida de coerción en la causa por la cual fue detenido, aunque solicitó que el imputado sea puesto a disposición del juez de Trelew que solicitó su captura, algo a lo cual hizo lugar Nicosia.
Pese a su condición de prófugo de la Justicia, Agüero ingresó a Comodoro Rivadavia desde Trelew sin que ninguna autoridad controlara su ingreso en el módulo norte de control de acceso a la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico