El ladrón que robó en el mismo comercio donde mataron a Rosalía Alvarado quedó con preventiva

El único detenido por el asalto al kiosco JB fue imputado por robo agravado y permanecerá con prisión preventiva por 60 días. El hecho se produjo el domingo a las 8:40, en el mismo local comercial donde el 3 de agosto fue asesinada Rosalía del Carmen Alvarado. En esta oportunidad las dos víctimas que se encontraban en el salón fueron golpeadas con un arma de fuego en la cabeza, la cual terminó perdiendo el asaltante que la llevaba durante un forcejeo. Su cómplice escapó con el botín y él recibió una herida cortante en una pierna que no le permitió alejarse demasiado.

La audiencia de control de detención de Axel Mauricio Soriano (20) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por la juez penal, Raquel Tassello. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el funcionaria Cristian Olazábal, mientras que el detenido recibió la asistencia de la defensora pública, María Cristina Sadino.

En ese marco el acusador público solicitó que se declare legal la detención y se formalice la apertura de investigación preparatoria contra Soriano por el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego. Ello, por el hecho ocurrido el domingo a las 8:40 en el local comercial ubicado sobre avenida Kennedy 1778, donde funciona el kiosco JB.

En el local se encontraba el comerciante acompañado por un menor de 15 años. El adulto advirtió la actitud sospechosa de dos sujetos que se aproximaron al kiosco y le pidió al adolescente que cerrara la puerta con llave, aunque del otro lado uno de los individuos extrajo un arma de fuego y a través del vidrio le apuntó al chico, indicándole que le abriera la puerta.

Una vez en el interior ambos fueron golpeados en la cabeza con la culata del arma y tras sacarle la campera a una de las víctimas, le ordenaron a la otra que colocara allí todas las bebidas alcohólicas, al tiempo que el que estaba armado se apoderó de los 3.000 pesos de la caja registradora.

El asalto quedó registrado en las cámaras de seguridad del propio comercio, según confirmó ayer el funcionario de Fiscalía, Cristian Olazábal, durante la audiencia de control de detención.

Allí también se supo que uno de los ladrones salió antes del salón mientras que su cómplice, que llevaba un revólver calibre 22 cargado con 4 balas, permaneció en el interior y durante un descuido fue abordado por el comerciante, quien se le abalanzó.

Por unos segundos se produjo un forcejeo y el ladrón perdió el arma de fuego, mientras que el adolecente que acompañaba al comerciante se apoderó de un cortaplumas y se lo clavó en la pierna, lo que motivó al ladrón a emprender la fuga.

LO DETUVIERON A 100 METROS DEL LUGAR

Las víctimas salieron a pedir ayuda a la calle y afortunadamente se encontraron con dos policías que recorrían la zona. A ellos les transmitieron las descripciones de los ladrones, informándoles que uno de ellos resultó herido en una pierna. Con esos datos se inició la búsqueda y a escasos 100 metros del lugar del hecho, sobre calle Martín Fierro, fue detenido Soriani, mientras que su cómplice logró escapar.

En la requisa la policía no le encontró el dinero del robo, por lo que el delito quedó consumado y con esa calificación autorizó la apertura la investigación la juez Tassello, quien además hizo lugar a la prisión preventiva solicitada por el acusador público al coincidir que existe peligro de fuga y de entorpecimiento, puesto que uno de los autores permanece prófugo.

Así calificado, el delito tiene una pena mínima de 6 años y 4 meses, con un máximo que se acerca a los 20 años de prisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico