El mal tiempo complica el rastrillaje de los nuevos indicios del San Juan

Las condiciones meteorológicas adversas que comenzaron el domingo por la tarde continuaron ayer en el Atlántico Sur e impidieron confirmar si el contacto detectado a 950 metros de profundidad corresponde al ARA San Juan. Hoy llegará a la zona de búsqueda el buque ruso Yantar, que lleva a bordo un sumergible que puede operar hasta los 6.000 metros de profundidad.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, informó ayer que por la persistencia del mal clima “no hay novedades” acerca del contacto detectado a 950 metros de profundidad en el Atlántico Sur, pero reiteró que la búsqueda del submarino ARA San Juan, perdido desde el 15 de noviembre, continuará “sin límite de tiempo”.

“No hay un tiempo límite, el compromiso de la Armada es continuar la búsqueda hasta agotar los medios disponibles”, con la ayuda de buques y equipos extranjeros, señaló el capitán Balbi en un nuevo parte de prensa a 19 días de la desaparición del submarino.

En el parte del domingo, el vocero naval había señalado que la tarea se concentraba en verificar un “contacto metálico” a 950 metros de profundidad, detectado por el buque chileno Cabo de Hornos en las operaciones previas de “barrido” del fondo marino.

Para verificar esa y otras dos detecciones -sobre un total de seis, de las cuales ya fueron descartadas tres- se cuenta con un sumergible remoto (ROV) ruso con capacidad para descender hasta los 1.000 metros, a bordo del aviso Islas Malvinas de la Armada Argentina, que podrá operar en cuanto el clima mejore.

“Vamos a ver si el tiempo hoy lo permite, si no mañana y eventualmente esperar al Yantar que tiene un sistema de procesamiento dinámico que facilita, a pesar de la mala meteorología, poder mantener la vertical”, explicó Balbi.

El buque ruso Yantar, cuyo arribo al área de búsqueda está previsto para hoy, lleva a bordo un sumergible que puede operar hasta los 6.000 metros de profundidad. Y el sábado próximo, según se espera, se sumará a la búsqueda otro sumergible estadounidense.

Consultado por la prensa, el vocero de la Armada explicó que estos sumergibles podrán “operar en simultaneidad”, ya que los contactos hasta ahora detectados se encuentran en diferentes puntos del área de búsqueda y a diversas profundidades.

Ante otra consulta, Balbi subrayó que “el fondo (marino) es sucio” y puede contener en el área de búsqueda “muchas otras cosas que nosotros no sabemos”.

“Las incertidumbres no las genera la Armada, sino todos esos objetos. El esfuerzo de localización es muy importante y vamos a seguir”, apuntó el vocero.

Sobre las razones por las que se hará un nuevo barrido en sectores en los que ya se trabajó con anterioridad, señaló que hubo algunos contactos logrados por alguno de los buques con determinado tipo de censor, pero no por otros.

Frente a otras preguntas de periodistas, Balbi señaló que la Armada designó “un oficial y un suboficial para cada familia” de cada uno de los 44 tripulantes desaparecidos como “contacto rápido cercano” para dar información y apoyo.

“Son momentos de angustia y sufrimiento de los familiares”, subrayó el vocero de la Armada y reiteró que el listado “se fue ampliando y corrigiendo”, en la medida en que se tuvo información de que “algún familiar no estaba incluido”.

Respecto de la marcha realizada el domingo en Mar del Plata por una parte de los familiares de los tripulantes del San Juan, Balbi señaló que “la Armada se solidariza” ya que “son expresiones de familiares”.

El vocero de la Armada reiteró además que la falla en el sector de baterías de proa, informado el 15 de noviembre por el San Juan, “no fue considerado una emergencia, porque la falla había sido subsanada y el submarino siguió la navegación sumergido”.

Siempre frente a preguntas de la prensa, dijo también que inicialmente se trabajó en un área de búsqueda más amplia, mientras que la actual equivale a seis veces Capital Federal y fue establecida sobre la base de los informes de las dos agencias -una en Viena y la otra en Estados Unidos- sobre un “evento” acústico “compatible con una explosión”.

Balbi dijo además que “toda la información está a disposición de la doctora (Marta) Yáñez”, la jueza a cargo de la causa por la desaparición del submarino.

En ese sentido, mencionó en particular los informes de la empresa alemana que tuvo contratos en la llamada reparación de media vida del ARA San Juan y, como “maqueta”, su gemelo, el submarino Santa Cruz, actualmente en reparación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico