El mantenimiento de los autos subió un 55%
El costo mensual de mantener un auto se incrementó 55,8 por ciento en agosto respecto del mismo mes del año pasado. Así lo estimo el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (Undav). A diferencia de los vehículos de baja gama, los de alta gama no superaron el 50 por ciento.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (Undav) realizó una estimación de la “canasta del automotor” en la que se evaluaron los principales costos de mantener un rodado particular. Las subas se produjeron en todos los rubros: combustible, patente, VTV, estacionamiento, seguro, peajes y lavadero. Una de las conclusiones del informe es que este año se necesita el equivalente al 95 por ciento de un salario medio de la economía para mantener un auto de gama baja, una cifra que era 14 puntos menos en 2017.

El documento de la Undav detalló cuáles fueron los principales rubros de aumento en el último año para el mantenimiento de un vehículo. Se subrayó el incremento del 42,8 por ciento de la VTV, del 33,3 por ciento del estacionamiento, del 28,0 por ciento del lavadero, del 34,0 del seguro, del 33,2 de la patente, del 81,8 del peaje y del 78 de los combustibles.

El informe mencionó que los aumentos en el costo de mantener un auto variaron en función de la categoría del rodado. El costo mensual de tener un auto de gama baja aumentó un 55,8 por ciento interanual, mientras que el de gama media subió un 49,5 por ciento y el de gama alta, 47,9. En el informe se mencionó que en los próximos meses la tendencia podría ser mayor por el impacto en la nafta que seguirá ajustando para compensar la devaluación.

“Los autos se convirtieron en un bien para pocos”, aseguró la Undav. Agregó que “en los últimos años hubo aumentos de costos para mantener un vehículo que vuelven casi prohibitivo tener y mantener un rodado. La mayoría de los incrementos registrados se deben a una serie de decisiones de política económica: la quita de subsidios, la liberalización de la competencia en mercados como el de combustibles o los llamados sinceramientos de precios que resultaron en fuertes subas de precios regulados”. En el informe se precisa que poder mantener un auto de gama baja equivale a un 95,3 por ciento del salario medio en 2018, cuando la proporción era de 81,1 por ciento en 2017 y de 73,4 en 2016.