El minivóley desafió a la lluvia y convocó a medio centenar de niños en el Huergo

Como es habitual cada mes, un nuevo encuentro de minivóley se desarrolló en uno de los puntos donde funcionan las escuelas municipales. Esta vez, los profesores Alejandro Hiayes y Romina Rojas fueron los anfitriones de una jornada que superó las precipitaciones.

Ni siquiera la torrencial lluvia que acaeció desde la madrugada de ayer impidió que se lleve a cabo un nuevo encuentro de minivóley en el Complejo Huergo, donde poco más de medio centenar de niños –acompañados por sus padres- se dieron cita en las canchas de tenis de la entidad deportiva de Km 3, para una nueva jornada recreativa.

Los profesores Romina Rojas y Alejandro Hiayes –este último ex director del ISFD 810- oficiaron de anfitriones junto con su escuela de sus pares, que pese a las abnegaciones del agua en los alrededores, se dieron cita en zona norte.

“Hoy nos toca ser sede y anfitriones de las otras escuelas de minivóley municipal y escuelitas de clubes, junto con el profesor Alejandro Hiayes. En total, esperamos recibir a diez representativos con casi un centenar de niños y niñas que van a jugar de 15 a 18. Con la salvedad que en la última media hora preparamos juegos en conjunto para que los papás y familiares se sumen junto a los pequeños. Además de una clase de zumba, para darle más continuidad y otro marco al encuentro”, expresó a El Patagónico, Romina Rojas, estudiante del ISFD 810.

De esta manera, y a través del juego, los profesores de las distintas escuelas iniciaron la acción en el deporte de red, que se desarrolló en 26 canchas en simultáneo.

“La idea de aprovechar todo el espacio, y armar tantas canchas, es que todos los chicos jueguen al mismo tiempo. De manera que ninguno tenga que esperar y aburrirse, dado que a esta edad los chicos necesitan de múltiples y variados estímulos para empezar a manejar los fundamentos del vóley”, comentó Rojas.

Con el ánimo de divertirse, pasarla bien y compartir con otras escuelas, la sede municipal del Complejo Huergo llevó adelante la iniciativa.

“Nosotros funcionamos con la misma esencia que pretendemos darle a este encuentro, los días martes y jueves desde las 18 hasta las 21,con un margen de edad que inicia desde los 5 años hasta el más grande que tiene 65. Y la concurrencia en ‘minis’ son de alrededor de 25 chicos, en una actividad que es abierta y gratuita para todos en la cancha principal”, describió la referente del Huergo.

En escena, y de acuerdo a las edades, se jugó 2 vs 2, 4 vs 4, con el solo objetivo de aprender entre pares y con el acompañamiento pedagógico de los profesores.

En un rincón aparte, Romina Rojas y Ricardo Hiayes se ocuparon de los más pequeños (5/6 años) con juegos de motricidad. En un marco, donde el deporte y el acompañamiento de las familias superaron al clima adverso que se presentó ayer en la capital petrolera.

“Hace cuatro años que trabajo con minivóley, y lo más gratificante que te llevas a tu casa (ya sea en las clases entre semana o en los encuentros de este tipo) son los abrazos y las sonrisas de los chicos, que creo que es lo más primordial”, sentenció Romina Rojas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico