El misterioso Señor Gini

El «coeficiente de Gini», el más usado para medir la desigualdad, fue diseñado por Corrado Gini, un estadígrafo italiano a quien Benito Mussolini designó en 1926 primer presidente del Istat, el Indec italiano. En retribución a su promotor, Gini publicó en 1927 un libro de título inequívoco, «Las bases científicas del fascismo».
Hombre de números, Gini tuvo sin embargo varios choques con el gobierno de Mussolini, por la forma en que este manejaba los números y, en particular, por sus políticas demográficas. Sus críticas se hicieron cada vez más ostensibles y en 1931, luego de un severo recorte de fondos al Istat, Gini debió renunciar.
Su principal criatura, sin embargo, sobrevivió el paso del tiempo. El «coeficiente de Gini» es considerado la forma más amplia de medir la desigualdad, ya que no sólo tiene en cuenta la diferencia entre los extremos (por caso, el 10 por ciento más rico y el 10 por ciento más pobre), sino la desigualdad en todo el espectro de ingresos.
En definitiva, Gini fue un genio estadístico encumbrado por sus ideas fascistas y volteado por su rigurosidad en el manejo de los números. Más allá de las ideologías, ¿habría resistido el hombre los métodos estadísticos del polémico Guillermo Moreno?

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico