El muerto de un disparo en el cuello tenía 23 años

El cuerpo sin vida de Jonathan Oliva fue hallado anoche, alrededor de las 22, en un domicilio de la jurisdicción de la Seccional Séptima en medio de “un gran charco de sangre”. Aparentemente sería por un problema de drogas y en las próximas horas habría allanamientos.

El asesinato número 28 de Comodoro Rivadavia tiene como protagonista a un joven de 23 años, llamado Jonathan Oliva.

El jefe de la Unidad Regional de Policía de Comodoro Rivadavia, José de la Cruz Castillo, confirmó que anoche alrededor de las 22 horas en un domicilio ubicado sobre calle Timoteo Ortego al 4.200, jurisdicción de la Seccional Séptima.

El comisario relató que el cuerpo sin vida del hombre fue hallado dentro del domicilio en medio de “un gran charco de sangre” por lo que en un primer momento se presumió que su deceso se produjo por una herida de arma blanca, pero se pudo constatar a partir de la presencia de profesionales médicos, que “presentaba una herida de bala en el cuello, que fue lo que le provocó la muerte”.

Las primeras informaciones dan cuenta que se encontraba junto a otras dos personas en la vivienda por hacer un asado. Las dos sujetos se ausentaron y habría quedado solo en la casa, momentos en que fue ultimado.

Estos sujetos, el dueño de casa y el otro hombre fueron detenidos, pero De la Cruz Castillo reconoció en La Petrolera que “pudo haber llegado otra persona que fue quien le quitó la vida a este hombre”.

Este nuevo homicidio sería aparentemente por un problema de drogas y en las próximas horas habría allanamientos y novedades ante este nuevo homicidio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico