“El municipio se retira”

Refiriendo uno de los principales lineamientos de la política que comenzó a instrumentar desde la Secretaría a su cargo, Ricardo Fueyo dijo que ahora “el municipio se retira de los espacios que ocupa en la medida que allí haya clubes u organizaciones que puedan llevar esa actividad adelante. En plena crisis el municipio absorbió una serie de obligaciones que le eran ajenas, y entre ellas se hizo cargo de todo lo que pasaba con el deporte, porque los clubes en muchos casos estaban en bancarrota. Pero ahora los clubes están en condiciones de mejorar su situación. Antes, en uno de ellos, entre 400 potenciales socios, sólo había 20 que pagaban la cuota, y hoy 350 pueden pagarla”.
Se daba el caso de que en instalaciones de un club de la ciudad funcionaban escuelas de deportes municipales, una escuela de básquet, por ejemplo, en Petroquímica, club al que abonaba un monto fijo mensual por el alquiler del gimnasio.
Fueyo pretende que la escuela dependa de Petroquímica a partir de ahora, mientras compromete fondos municipales para solventar exclusivamente el trabajo del profesor, por ejemplo.
Según su idea, al municipio le corresponde ofrecer capacitación a los dirigentes para que retomen la conducción de las entidades deportivas de la ciudad, ofrecerles herramientas para gestionar fondos en otras órbitas de gobierno y el medio privado, lo que demandará  regularizar la situación legal de muchas entidades, cosa que también reclama orientación.
Además, aludiendo a la organización con participación mixta que amerita el tema del deporte, Fueyo resaltó que “hay organizaciones atléticas que desarrollan su actividad en la calle cuando hay un montón de clubes que podrían albergarlas”, y dijo que se propone colaborar con entidades que asumen la representación de ciertas actividades deportivas.
Aludió en este sentido al gran número de agrupaciones de fútbol infantil que existen en la ciudad, por ejemplo, y dijo que el municipio ya trabaja en la creación de una Asociación que las reúna, que tenga entidad legal para poder gestionar y administrar sus propios recursos y sirva para determinar, entre otras cosas, las normas de conducta que deberían respetar jugadores, entrenadores y “sobre todo padres -según resaltó-, porque a veces es demencial la presión que ejercen sobre chicos de tan corta edad”.
La nueva política podría generar una gran demanda de personal especializado, sobre todo profesores de educación física y también estudiantes del Instituto local. En este sentido, Fueyo se manifestó preocupado por el gran número de profesores que últimamente abandonan la actividad para insertarse en la industria petrolera y no descartó la posibilidad de generar una escuela municipal de técnicos para subsanar esta situación.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico