El obispo no tiene inconvenientes en sumarse a la mesa de diálogo

El obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz, podría sumarse a una mesa política integrada por intendentes y diputados provinciales que comenzará a delinearse esta semana y cuyo principal objetivo será intentar contener la crisis social que se vive en Chubut.

Tal fue una de las principales conclusiones del encuentro del lunes en Buenos Aires que tuvo como principales referentes al gobernador Mariano Arcioni y el líder del Frente Renovador, candidato a diputado nacional y “padrino político” del mandatario provincial, Sergio Massa, al que concurrieron otros dirigentes nacionales y provinciales de diversos sectores.

Ante el rol que pudiera llegar a tener la Iglesia en el marco del conflicto social, el obispo Joaquín Gimeno Lahoz dijo que se trata de “una situación muy complicada” porque “evidentemente quienes han sido elegidos por los votos en los gremios, o a nivel político, son los que han recibido esa autoridad”.

El párroco admitió que si bien se han mantenido conversaciones informales, hasta ayer al menos no había una convocatoria formal a la Iglesia para mediar en el conflicto.

“Nuestra misión es siempre ser lugar de encuentro en donde las personas puedan dialogar, escuchar y ver la manera de poder iluminar”, indicó.

Gimeno Lahoz indicó que la solución al conflicto “es propia de quienes se sientan en la mesa” y apuntó que quien debe convocar al diálogo es el gobernador Arcioni.

“Debe tratar de reunirse con todos los dirigentes de la provincia y decir sobre la situación que se está viviendo”, indicó.

En contacto con La Petrolera, el obispo sostuvo: “nosotros lo que hacemos es ser el lugar de encuentro donde escuchamos a las partes y tratamos de iluminar. Mediar no nos corresponde”.

“Cada uno tiene que mirar qué es lo que podemos aportar para que haya más paz a nuestro alrededor”, concluyó.

ENCUENTRO

EN BUENOS AIRES

En Buenos Aires se reunieron el lunes varios dirigentes políticos del arcionismo y el peronismo nacional para analizar la crisis financiera que ahoga a Chubut desde julio, cuando el gobernador retomó el pago escalonado de haberes a empleados públicos y jubilados.

El encuentro se realizó en las oficinas que Sergio Tomás Massa posee en la Avenida del Libertador al 800 de la Ciudad de Buenos Aires. El líder del FR y candidato a diputado nacional por el Frente de Todos llegó junto a Wado De Pedro, uno de los principales operadores de la campaña de Alberto Fernández, y los diputados nacionales Diego Bossio y Raúl Pérez, dos hombres cercanos al exintendente de Tigre.

Por el lado de Chubut estuvieron los intendentes de Puerto Madryn y Trelew, Ricardo Sastre y Adrián Maderna, además del presidente del bloque de diputados provinciales de Chubut Somos Todos, Jerónimo García.

Además, se sumaron el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Jorge “Loma” Ávila; el diputado provincial Carlos Gómez (también referente de los petroleros); y el legislador provincial electo Juan Horacio Pais (Chubut al Frente).

Por el lado de la oposición peronista se sentaron los diputados provinciales Gustavo Fita, Gabriela Dufour, Blas Meza Evans y José María Grazzini Agüero. Y también se hicieron presentes el exvicegobernador Gustavo Mac Karthy y el viceintendente de Comodoro, Juan Pablo Luque, quien fue el más votado en las recientes PASO municipales para suceder a Carlos Linares.

Aunque hubo poca información sobre el encuentro, trascendió que todos dialogaron sobre un acuerdo político y el abordaje desde distintos sectores para el sostenimiento de la paz social.

Y que se avanzó en lograr “consensos necesarios que posibiliten la búsqueda de la paz social, incluyendo a todos los sectores involucrados, y a la vez se planteó la exigencia de que el Gobierno nacional también se haga cargo de la situación porque los que la pasan mal también son argentinos”, dijo el Gobierno a través de una gacetilla que se distribuyó anteanoche.

Los asistentes evaluaron el encuentro como “sincero y necesario. Es una convocatoria política para salir adelante”, coincidieron varios de los presentes.

Esta semana habría una cena en la zona del Valle para activar la mesa política y esperaban el visto bueno del obispo de Comodoro para sumarse al diálogo con todos los sectores, incluidos los gremiales más duros que siguen de paro y movilizados en las rutas y calles de toda la provincia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico