El Papa cambió el trono de oro por un sillón

A primera vista puede pasar desapercibido pero su tendencia a mostrarse más cercano a todos durante las audiencias ha hecho que cambien algunas cosas como el uso de un sillón blanco en lugar del tradicional trono, que solamente usó una vez.

Con los líderes de otras confesiones cristianas, así como judíos, musulmanes y de otras religiones, y con los embajadores y diplomáticos acreditados ante la Santa Sede, utilizó un sencillo sillón tapizado en blanco que se usa durante las audiencias generales.

Además, como se puede ver en las imágenes que llegan desde el Vaticano, no está sobre una tarima, sino a la altura de los demás. El Sumo Pontífice sigue asombrado a todos con su humildad y sencillez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico