El Papa y Cristina se reunieron en el Vaticano en un clima de armonía

También se habló de pobreza y trabajo esclavo.

El almuerzo que ofreció el papa Francisco a la presidente Cristina Fernández de Kirchner en la residencia de Santa Marta del Vaticano tuvo como rasgo distintivo el clima de armonía, respeto y emoción, aunque también de señales políticas indudables.
Cristina llegó a la reunión a las 12;50 (8:50 de Argentina) como marca el protocolo del Vaticano, acompañada por el canciller Héctor Timerman, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, y el embajador ante la Santa Sede Juan Pablo Cafiero.
En el primer tramo de la reunión, Cristina y el Papa intercambiaron regalos, y allí la jefa de Estado abrió el equipo completo de mate, construido por una cooperativa del plan Argentina Trabaja, para que “Francisco siga tomando mate siempre”, y un
poncho de vicuña de la provincia de Catamarca “para que se abrigue del frío Europeo”.
En tanto, el sumo pontífice le obsequió a Cristina un libro de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, un mosaico de la fundación de la Basílica de San Pedro, y una rosa blanca en representación de Santa Teresita, que es la santa preferida de Francisco, y que ella prometió “guardar” entre sus “cosas” porque casualmente esa santa es la patrona de El Calafate.
Fue la misma Presidente quien dio detalles del almuerzo ante la prensa y ese sentido destacó la “calidez” del encuentro y sus impresiones acerca de cómo vio al sumo pontífice, al que describió como “sereno, seguro y en paz”, además de “ocupado y preocupado por la inmensa tarea que tiene por delante”.
El pedido de intermediación papal para lograr un diálogo en la cuestión Malvinas hecho por la presidente y la mención del propio papa a la Patria Grande de “San Martín y Bolívar”, fueron parte del cariz político que tuvo la reunión.
“El sacó el tema de conversación y me habló de la Patria Grande. Me habló de Latinoamérica y del rol formidable que están cumpliendo sus distintos gobernantes, que trabajan unidos”, relató Cristina.
El encuentro que fue calificado por Cristina como “un gesto del Papa para todo el pueblo argentino”, se inició a la hora señalada por el protocolo, mientras que luego de las presentaciones de la comitiva argentina Francisco quiso saludar “a uno por uno”.
La promesa de Francisco de visitar la Argentina en cuanto su agenda de trabajo se lo permita y la mención a otros temas a analizar, como el combate a la pobreza y el trabajo esclavo, dos cuestiones que ocupan a Jorge Bergoglio desde antes de ser papa, formaron también parte del extenso, distendido e histórico dialogo que mantuvieron ayer en el Vaticano.

PEDIDO POR MALVINAS
Cristina dejó claro que la situación respecto a Malvinas es diferente, en cuanto a que hoy “son dos gobiernos democráticos” los que tienen que dialogar, y porque “Argentina es un país más que pacífico, y no hay peligro de ningún enfrentamiento de naturaleza bélica con el Reino Unido”.
“Estamos ante una oportunidad histórica y más favorable, con gobiernos democráticos en Argentina y el Reino Unido”, dijo la jefa de Estado argentina.
Cristina consideró “imprescindible” que “todos los países” empiecen a cumplir las resoluciones de Naciones Unidas”, entre ellos el Reino Unido.
“Le pedí a Francisco que interceda para lograr un diálogo con el Reino Unido”, dijo la mandataria.

TRATA DE PERSONAS Y
TRABAJO ESCALVO
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer que “nos sentimos absolutamente identificados con el compromiso y la lucha de Francisco” respecto de la trata de personas y el trabajo esclavo.
“Hablamos de un tema en el que siempre se interesó y que es uno de nuestros puntales en nuestras políticas en materia laboral, que es, por un lado la trata de personas en general y específicamente la esclavitud de muchas personas”, detalló la Presidente.
Contó que le explicó al papa Francisco “las políticas que estamos desarrollando, que nos hemos hecho querellantes en numerosas causas que estaban un poco paralizadas en materia de trabajo esclavo”.
“Hay un gran compromiso por parte de Francisco en este sentido, en la lucha contra la esclavitud, contra el trabajo esclavo y contra la trata de personas, con lo cual nos sentimos absolutamente identificados”, enfatizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico