El piloto del avión contó que "estaban cargando mucho hielo"

El presidente del aeroclub de El Calafate, que dialogó con el piloto brasileño que sí pudo llegar a destino, informó que la nave desaparecida alcanzó a comunicar esto, por lo que se cree que puede haber sufrido un engelamiento. 

El presidente del aeroclub de El Calafate, Freddy Vergnolle, dialogó con Radio 3 y dio detalles de lo que pudo conocer tras la desaparición de un avión que había partido desde allí con destino a Trelew.

Vergnolle repasó que los tres tripulantes desaparecidos “compartieron tres días con nosotros. Llegaron el domingo desde Comodoro Rivadavia y ayer (miércoles) a la mañana cuando despegaron, acá había un día excepcional para volar”.

Recordó también que el plan de vuelo era llegar a Trelew y Madryn, pero “cuando llegaron al aeropuerto estaba complicada la meteorología desde Caleta Olivia al norte. Charlando, decidieron que iban al aeropuerto alternativo, que era Puerto Deseado”.

Sin embargo, evaluó que “se ve que cuando despegaron decidieron hacer el plan como estaba previsto y apuntaron directamente a Trelew”, remarcando que “las condiciones no eran muy buenas, había mucha nubosidad”.

Recordó que eran 3 las aeronaves que viajaban y “se iban viendo pero de golpe (los dos que llegaron a destino) perdieron el contacto con el avión que hasta ahora no aparece”.

Vergnolle informó que mantuvo comunicación con el piloto brasileño del avión que llegó a destino y “alcanzó a escuchar que el otro avión le comentaba que estaban cargando mucho hielo”, lo cual explicó “no es bueno; se ve que se han metido en una formación de hielo media fea”.

Explicó así que la aeronave podría haber sufrido un engelamiento, ya que “una nube con formación de hielo no es buena para un avión chico; es peligroso porque no tiene sistema antihielo”.

Aclaró que “los aviones chicos están preparados para volar en condiciones meteorológicas visuales. Se ve que se metieron en las pequeñas tormentas y había mucha formación de hielo”, remarcando que “el hielo se empieza a cargar en las alas y no hay sistema para descongelar, por lo que rápidamente se junta y junta peso”.

Esta situación “es complicada”, ya que la aeronave “puede entrar en pérdida y se puede precipitar al suelo”.

En otro tramo, remarcó que las aeronaves utilizadas eran modernas y “la comunicación era muy buen y alcanzaron a comentar que estaban con un problema de carga de hielo”.

Concluyó informando que no es la primera vez que atraviesa una situación así: “lamentablemente tengo amigos que no han vuelto y otros que han aparecido pero siempre es un saldo feo. Es una sensación bastante fea”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico