El policía que "ocupa" la subcomisaría de Ciudadela ahora pide vivir en la misma cuadra

Hace 14 días que Rubén Silva y su familia mantienen la usurpación del departamento que funcionó como subcomisaría. Aún su problema habitacional no fue solucionado y mientras algunos vecinos exigen desalojarlo a la fuerza para rehabilitar la dependencia, otros proponen que viva en un departamento que está desocupado en la misma cuadra.

A partir de la ocupación del departamento del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) en la parte final del barrio Ciudadela, los habitantes del sector se manifestaron con opiniones encontradas. Algunos, en forma poco amigable y hasta apelando a las amenazas, le exigieron que abandonara ese lugar para que vuelva a funcionar allí la subcomisaría.
En cambio, otras familias apoyan al agente Rubén Silva, su mujer y su pequeño hijo, para que las autoridades competentes resuelvan su urgente necesidad. El policía está infectado con HIV luego de sufrir un accidente laboral y por ello acarrea muchas dificultades sanitarias a la hora de analizar su solución habitacional.
El martes 29 de agosto Silva decidió usurpar la subcomisaría porque no posee una vivienda digna para residir junto a su esposa y su hijo de 2 años. El propio agente le contó ayer a El Patagónico que la Jefatura retiró el traslado que había ordenado hacia la comisaría de Aldea Apeleg, mientras él volvió a cumplir funciones administrativas en la Comisaría Mosconi.
"Seguimos esperando una respuesta de una vivienda social que sabemos que hay porque los vecinos se han manifestado. Queremos que nos den una respuesta y una vivienda por las condiciones que reunimos y porque no podemos ni acceder a un crédito hipotecario. Queremos acceder al plan social porque podemos pagar una cuota mínima y los servicios", aclaró.
El efectivo afirmó que entiende a sus vecinos que están preocupados por la inseguridad del barrio. “Ellos quieren su subcomisaría y yo estoy a favor de ellos; yo quiero volver a trabajar acá”, consideró.
Añadió entonces que los mismos vecinos "nos habían dicho que hay varias viviendas desocupadas en la misma cuadra y al IPV parece ser que no le interesa o no se quieren meter. No quieren darle solución a nosotros como familia, ni a los ciudadanos".
Por su parte, la vecina Gabriela Sosa analizó que los vecinos “tienen que pensar un poco más y ponerse en el lugar de la familia de Rubén y buscar soluciones. No sirve venir, reaccionar y tratar de sacarlos por la fuerza, 'patotearlo' y amenazar que le van a quemar la casa".
La mujer reclamó una solución urgente "porque acá se puede armar la hecatombe, se destapa la olla y se arma el 'quilombo' (SIC). Ojalá no pase nada. Anoche (por el domingo) se dijeron cosas muy fuertes, amenazas entre los vecinos; todos somos seres humanos y debemos tener la oportunidad de acceder a un hogar".
La vecina sentenció que “el jefe de Unidad (Claudio Crettón) y la Fiscalía van a tener que darle una respuesta pronta a él y a su familia para que todos nosotros podamos tener la subcomisaría y seguridad".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico