El primo de Macri se presentó en la causa de los cuadernos
Iecsa, la empresa en la que figuró como dueño tras recibirla de manos de la familia del Presidente, aparece mencionada en las anotaciones del chofer Centeno. Su número dos, Javier Sánchez Caballero, está detenido y tras su presentación formalizará su condición de arrepentido.

Angelo Calcaterra, el primo de Mauricio Macri, se presentó a primera hora de ayer en los tribunales de Retiro y ofreció «colaborar» en la causa donde la constructora Iecsa aparece en los supuestos cuadernos del remisero Oscar Centeno que narran un presunto sistema de recaudación de dinero por parte de funcionarios del ex Ministerio de Planificación.

Según trascendió en Comodoro Py, el empresario afirmó haber sido forzado a realizar aportes de campaña y quedó imputado, pero en libertad.

Calcaterra, quien a pesar de que su empresa aparece comprometida en los famosos cuadernos de Centeno, no está detenido como sí lo están otras personas involucradas. El llegó a Comodoro Py 2002 antes de que esa sede judicial abriera sus puertas para adelantar la jugada del ex CEO de Iecsa e imputado en esa causa, Javier Sánchez Caballero, quien anunció su intención de declarar como testigo protegido.

Sánchez Caballero es uno de los empresarios detenidos y estaba previsto que en esa condición se presentase a ampliar su declaración. Hasta ahora, el único que había solicitado ingresar a ese régimen de protección fue el empresario de Isolux, Juan De Goycochea, quien mantuvo vínculos comerciales con la familia Macri, que también fue propietaria de la compañía que luego pasó a comandar Calcaterra.

Tras su declaración en Tribunales, trascendió que Calcaterra admitió haber entregado dinero a los funcionarios del ex Ministerio de Planificación para liberar contrataciones de obras públicas, tal como aparece en las imágenes de los cuadernos que hasta ahora no fueron hallados y que Centeno, ex chofer del ex secretario Roberto Baratta, dijo haber quemado.

NO ADMITEN DELITOS

Calcaterra fue a Comodoro Py con el abogado Ricardo Rosental, el mismo de Franco Macri. Su presentación no está desconectada del pedido de Sánchez Caballero, con quien comparte estudio de abogados, de pasar a ser arrepentido. El ex CEO de Iecsa mencionará al primo del Presidente en el relato que hará ante la Justicia.

Sánchez Caballero fue trasladado a la mañana a los tribunales de Retiro. A diferencia de los otros empresarios detenidos, quienes fueron alojados en la División Drogas Peligrosas de la Federal, en Belgrano y Virrey Cevallos, está alojado en las dependencias de esa fuerza en Cavia y Figueroa Alcorta. El otro que goza de las comodidades de ese lugar es De Goycochea (el hombre que esquiaba en La Hoya), a quien los negocios lo unieron a los Macri y primer arrepentido de la causa.

Al ex CEO de Iecsa se lo acusa de haber realizado pagos millonarios en el garaje del hotel Hilton en Puerto Madero. Hoy pedirá ser arrepentido. La acusación en su contra se funda en las supuestas anotaciones de Centeno y habla de pagos realizados en 2013 y 2015 que fueron retirados por Nelson Lazarte, también detenido y ex secretario de Baratta.

Sánchez Caballero también está imputado en la causa por supuestos sobornos del soterramiento del Sarmiento, y citado a indagatoria por el juez Marcelo Martínez de Giorgi para el 15 de agosto.

Hasta aquí el relato de Calcaterra coincide con el de De Goycochea en el sentido de que fue forzado a entregar dinero; lo mismo se espera que diga Sánchez Caballero. No cuentan haber pagado sobornos, sino haber sido extorsionados; o sea, no admiten haber cometido un delito sino haber sido víctimas, con lo cual no se arrepienten de nada. Tampoco están los cuadernos, solo hay fotocopias de ellos y faltan las pruebas que acrediten lo que en ellas puede leerse.